Hijo Padre

Escrito por at 18:15 en La Adopción

Vicisitudes en los padres adoptivos
De niños, prácticamente todos, imaginamos cómo serán nuestros hijos, cuántos tendremos, cómo los criaremos, qué nombre tendrán. De estos sueños a aceptar la realidad de que nunca tendremos hijos biológicos median infinitos esfuerzos, desencantos, entusiasmos frustrados, desilusiones, culpabilizaciones propias y ajenas, dolores y renuncias.
Muchos y diversos motivos pueden llevar a una pareja a decidirse a adoptar. Motivos generosos y motivos egoístas, nobles y pequeños. De todos modos la decisión es el primer paso de un largo camino que tiene sus vicisitudes específicas.
Para una pareja fértil convertirse en padres es un procedimiento privado, natural y habitual. Para una pareja infértil significa mucho trabajo y esfuerzo: deben convencer a terceros con autoridad y poder de que ellos pueden ser padres adecuados, que tienen la edad, los recursos económicos y la estabilidad emocional necesarios. Necesitan de otros para poder adoptar, para legalizar el vínculo con su hijo.
Cuando logran el hijo tan ansiado están obligados a saltearse un ritual permanente de los nacimientos biológicos: la búsqueda de parecidos, la ubicación de ese recién nacido en la continuidad de la historia propia.
No tienen la absoluta seguridad de que ese niño quedará con ellos efectivamente hasta no terminar el procedimiento legal. De modo que la entrega absoluta en esa relación absorbente estrecha con su hijo recién nacido está siempre a algún nivel contaminada por el miedo a perderlo. Miedo que puede quedar presente con diferente intensidad durante toda la vida y que puede reactivarse en momentos críticos. Por ejemplo, durante la adolescencia, período de complejos procesos que implican la autonomización creciente de los jóvenes, el miedo a “quedarse sin hijos” puede resurgir complicando mucho las relaciones y generando sufrimiento en todos los involucrados.
Nunca es tarea fácil criar a un niño, sea hijo biológico o adoptivo. Tarde o temprano aparecen dificultades o complicaciones que generan temores y preocupaciones en los padres. Cuando ese hijo es adoptivo, surge otro tipo de preocupación que tiene que ver con la carga genética de ese niño y con el peso que ésta pueda estar teniendo en su desarrollo. Será bueno recordar acá que la conducta humana es consecuencia del interjuego de muchas variables, en las cuales la herencia es solamente una; y que sigue siendo tanto o más importante la calidad del entorno en que vivimos.

Etiquetas

accidentes infantiles agresividad niños alimentacion del bebe ayuda tareas bebes como poner limites desarrollo el niño desarrollo niño Divorcio divorcio bienes el divorcio el nino el niños el recien nacido en la escuela en niño intoxicacion isla del padre juguete juguetes la adolescencia la familia la pareja los niños matrimonio mi bebe miguelito la escuela niños niños maltratados padre rico padres padres adolescentes padres e hijos padres hijos padres separados poner limites separacion separacion bienes ser padres tareas tareas escolares tramites divorcio violencia violencia domestica violencia intrafamiliar

No responses yet

Trackback URI | Comments RSS

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.