Poner un limite al niño

Escrito por at 1:31 en El bebe

Paternidad en crisis.
“En casa tuvimos un año muy duro. Muchos problemas familiares y económicos, discusiones frente a ellos y sé que no les dedicamos el mejor tiempo a los chicos” Fernanda, 29 años.
Sabemos que los tiempos que nos tocan vivir no son fáciles para nadie y por momentos puede costar mucho mantenerse todo el tiempo en el eje para criar a los chicos. Pero cuando uno baja la guardia el niño percibe el cansancio y actúa en consecuencia. Tener un hijo es asumir un compromiso y, por más que uno esté agotado, a la hora de educar ninguna acción que se realice o se deje de realizar es neutra. Si delante de él te mostrás desbordado, ¿cómo esperar después que este chico no se desborde? Si a los tres años un nene se pasa todas las noches a la cama, no es conveniente decirle de un día al otro “me tenes re podrida, no te pasas más”. Lo más probable es que haga un berrinche. Lo recomendable es preparar la situación, anticipar la norma. “Te queremos contar que a partir de la semana que viene vas a dormir en tu cama”. Eso es limitar. Respetarlo como persona y no tomar decisiones porque te hayas levantado cruzada. Para poner un límite hay que estar convencido de que eso es bueno, si no no lo hagas.
Segundo hogar. El jardín de infantes es el primer referente que te muestra si está haciendo las cosas bien. Un chico que en su casa hace lo que quiere, también querrá hacerlo en este ámbito. Siempre intentará ser reconocido, aunque sea negativamente, y vivirá pendiente de la mirada del otro. El papel del jardín es muy importante en la evolución del niño. Lo mejor es que la directora incorpore a los padres desde un lugar de planeamiento y no desde la culpa. La única forma de sacar adelante a un chico es trabajar en equipo, entre el jardín y la casa
Separados. Aunque la pareja no haya funcionado nunca hay que olvidar ser coherentes, respetar los acuerdos previos, no contradecir ni subestimar la palabra del otro. Es fundamental tener ciertas códigos de convivencia aunque no vivan bajo un mismo techo. Cuando un niño se porta mal, es porque hay algo que no entiende. Acá es cuando el papá se tiene que poner firme, sin castigar ni pegar. Un límite enoja siempre, pero después tranquiliza porque el chico sabe adonde el padre quiere ir.
Nunca dudes al poner un límite. Lo más probable es que frente a tu duda tu hijo responda con un capricho o portándose mal porque no tiene claro lo que esperan de él. Por eso el límite, más que un castigo, es como la anticipación de lo que se espera de él, un buen antídoto contra el berrinche.

Etiquetas

accidentes infantiles agresividad niños alimentacion del bebe ayuda tareas bebes como poner limites desarrollo el niño desarrollo niño Divorcio divorcio bienes el divorcio el nino el niños el recien nacido en la escuela en niño intoxicacion isla del padre juguete juguetes la adolescencia la familia la pareja los niños matrimonio mi bebe miguelito la escuela niños niños maltratados padre rico padres padres adolescentes padres e hijos padres hijos padres separados poner limites separacion separacion bienes ser padres tareas tareas escolares tramites divorcio violencia violencia domestica violencia intrafamiliar

No responses yet

Trackback URI | Comments RSS

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.