Tos y fatiga

Escrito por at 2:38 en La salud en el niño


Tos y fatiga

Desde hace un año, mi hijo Franco, de 6 años, tiene reiteradas crisis de tos irritativa. Tose y tose y no hay forma de que pare si no es con algún medicamento. Pero lo más preocupante es que, últimamente, termina teniendo fatiga. Esta situación nos angustia mucho, ya que mi mamá tambien sufría de lo mismo y era muy penoso verla así. Nuestra pregunta es si esto podría ser asma; además, queremos saber si, siendo tan chico, es correcto medicarlo con aerosoles porque nuestro pediatra nos planteó que si continuaba presentando estos episodios, sería aconsejable algún medicamento en aerosol.

A diferencia de lo que sucedía o se pensaba en otra época, hablar hoy de asma no debe ser una preocupación. Hasta no hace mucho tiempo, cuando un chico presentaba síntomas de obstrucción bronquial, cualquiera fuera la causa, se le adjudicaba el rótulo de asma, dejando sentado de esta manera que el pequeño paciente padecería de una enfermedad crónica que le impediría realizar una vida social normal y que debería ser cuidado más que al resto de los hijos, sobre todo cuando hiciera frío, cambiara el tiempo o tuviera un problema emocional, dado que cualquiera de estas causas podría desencadenar una crisis.
Con el avance de la ciencia, y sobre todo al conocerse mejor la fisiopatología de estas enfermedades, se puede decir, y con mucha certeza, que los chicos que padecen de bron-coespasmo, bronquitis obstructiva recidivante, tos irritativa o asma y que estén bajo control médico y con un tratamiento adecuado no presentarán una enfermedad crónica y seguirán llevando una vida normal.
El asma bronquial se manifiesta con el cierre u obstrucción
bronquial en forma transitoria Y que revierte con la indicación de un broncodilatador. Que los papas conozcan esta definición contribuirá a perderle el miedo, sabiendo que con tratamiento apropiado se resuelve y no se convierte en una enfermedad incurable.
En relación con los aerosoles, hoy es el tratamiento de elección, dado que permite una mejor dosificación del medicamento, facilita su accionar localmente (sobre la pared bronquial) y favorece la desobstrucción en forma más rápida que si se tomara el mismo producto por vía oral y, además, con menos complicaciones. Por otra parte, este tipo de medicamentos permite esquemas a largo plazo, protege la pared bronquial y actúa preventivamente al evitar que se desencadenen episodios de obstrucción de la vía aérea.
Existen distintos medicamentos para los diferentes momentos de la enfermedad En las crisis agudas, el salbutamol (broncodilatador por excelencia) contribuye a resolver el síntoma rápidamente; una vez superada la crisis, y para aquellos pacientes que presentan episodios frecuentes, la asociación de un broncodilatador, como el sal-meterol con un antiinflamatorio tópico, como la fluticasona, es una muy buena alternativa. Cuando los síntomas se estabilizan y se decide mantener una actitud preventiva, se puede proponer la utilización de aerosoles que contengan sólo fluticasona. Este sería un esquema teórico. El pediatra, junto con el neumonólogo, serán quienes decidirán cuál es la mejor indicación para cada paciente.

Etiquetas

accidentes infantiles agresividad niños alimentacion del bebe ayuda tareas bebes como poner limites desarrollo el niño desarrollo niño Divorcio divorcio bienes el divorcio el nino el niños el recien nacido en la escuela en niño intoxicacion isla del padre juguete juguetes la adolescencia la familia la pareja los niños matrimonio mi bebe miguelito la escuela niños niños maltratados padre rico padres padres adolescentes padres e hijos padres hijos padres separados poner limites separacion separacion bienes ser padres tareas tareas escolares tramites divorcio violencia violencia domestica violencia intrafamiliar

No responses yet

Trackback URI | Comments RSS

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.