Jugar solo

Escrito por at 17:09 en El bebe

Un niño saludable puede jugar solo algunos ratos y disfrutar con eso.
“Como decía una de las figuras más importantes de la psicología, D.Winnicott, lo importante es ser capaz de estar solo físicamente, sin gente alrededor, pero acompañado de personajes en la cabeza, de recuerdos, de fantasías” explica el psicoanalista.
Existe una creencia equivocada que, según el especialista, también es importante aclarar: la idea de que quien elige la soledad es más creativo. “Un niño ensimismado y retraído no es necesariamente más creativo. Un chico que comparte, propone ideas a los demás, inventa cómo hacer una cabana o una carpa de indios entre todos, sí es un niño sumamente creativo.
Mención aparte merecen los que poseen un cociente intelectual superior a lo normal y que, cuando comprueban que los demás no responden a sus expectativas, optan por retirarse y jugar solos. Estos sí son niños cuya creatividad resulta asombrosa.” ■ El segundo grupo de solitarios está formado por los precavidos que se subdividen a su vez en dos categorías: los desconfiados y los temerosos de los demás. “Se trata de trastornos leves producto de la orientación familiar. Aconsejar a un niño que no hable con desconocidos es una buena medida de protección. Pero, si se le advierte exageradamente respecto al resto, diciéndole: ‘No prestes tus lápices a cualquier compañero’, ‘Si vas al cumpleaños de María, no cuentes esto, no digas aquello’, o ‘Ten mucho cuidado’…, el chico se torna desconfiado, se le crea una ansiedad paranoide” , explica el psicoanalista. “Por otro lado, los temerosos o fóbicos son niños que no se conectan con otros semejantes por miedo a que les hagan daño físico o moral, que les saquen sus pertenencias, etc.” Sería conveniente que los padres reflexionasen sobre los mensajes que están transmitiendo a sus hijos, sobre sus propios temores y ansiedades y, en la medida de lo posible, empiecen a rectificarlos. ■ En el tercer grupo se encuentran los niños que son extremadamente introvertidos, no tienen confianza en sí mismos, no hablan en clase, no exteriorizan sus sentimientos. Son chicos que necesitan ayuda para superar su problema. Incluso puede haber casos de niños que padezcan una patología más grave. “Son aquellos que, en plena edad de grupos, se encierran mucho tiempo en el cuarto, rehuyen la compañía de los otros chicos, jamás quieren acudir a un cumpleaños si los invitan y prefieren celebrar el suyo entre adultos, no quieren disfrazarse nunca (disfrazarse implica un juego de cambio de identidad) y sólo tienen un amigo o ninguno”, dice Guillermo Kozameh. En estos casos es indispensable consultar con un buen especialista.
Existen, por otro lado, las crisis de soledad puntuales y, por lo tanto, pasajeras. Un pequeño se puede retraer por un conflicto interno, familiar o escolar y es posible que necesite estar a solas para pensar o protegerse. Esta es una actitud que surge de forma natural en el chico y es beneficiosa, ya que se trata de una medida de equilibrio psíquico.
A muchos padres les cuesta asumir que su hijo tiene pensamientos, proyectos, deseos, todo un mundo íntimo que no quiere compartir con ellos. Pero es importante que comprendan que esta necesidad de privacidad es sana e indispensable para ellos.

Etiquetas

accidentes infantiles agresividad niños alimentacion del bebe ayuda tareas bebes como poner limites desarrollo el niño desarrollo niño Divorcio divorcio bienes el divorcio el nino el niños el recien nacido en la escuela en niño intoxicacion isla del padre juguete juguetes la adolescencia la familia la pareja los niños matrimonio mi bebe miguelito la escuela niños niños maltratados padre rico padres padres adolescentes padres e hijos padres hijos padres separados poner limites separacion separacion bienes ser padres tareas tareas escolares tramites divorcio violencia violencia domestica violencia intrafamiliar

No responses yet

Trackback URI | Comments RSS

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.