Consejos para las madres

Escrito por at 18:25 en General,la pareja

Tiempo para ti. Un «deber» irrenunciable:

«Todas las mañanas despierto a mi hijo de ocho años a las siete y media. Lo baño, le ayudo a vestirse, le preparo el desayuno y paso a dejarlo a la escuela. Después me voy a trabajar hasta las cinco, hora en la que salgo corriendo para ir a recogerlo. Cuando llegamos a casa, merendamos, jugamos un rato y, mientras él hace su tarea, yo trabajo en mi tesis doctoral. Después preparo la cena. Y a las nueve de la noche, el niño está a punto de acostarse, justo cuando llega mi marido».
Además de cuidar de su hijo, Elena trabaja y está haciendo un doctorado sobre cine, su gran pasión; por supuesto, lamenta no tener tiempo para ella misma.
Otro tanto cuenta Mónica, madre de dos mellizas de tres años y auxiliar de vuelo. «No trabajo todos los días, pero me puede tocar sábado y domingo, en la semana santa o en el día de la fiesta en la escuela de mis hijas».

Malo para las madres, malo para los hijos:
«Conseguir que coincidan los tumos con las actividades importantes de las niñas es una auténtica odisea», continúa Mónica, cuya vida cambió por completo cuando nacieron sus hijas. «De hacer
habitualmente lo que me daba la gana pasé a no tener tiempo para nada. Y, cuando lo tengo, estoy tan cansada que sólo me da por quedarme en casa y relajarme».
Cuando los niños son pequeños, sobre todo si la madre trabaja, el tiempo libre es mínimo. Muchas mujeres renuncian a sus aficiones y a todo lo que les gustaba hacer para dedicarse en cuerpo y alma a sus retoños; pero, cuidado, esta actitud no sólo es perjudicial para la madre, también puede serlo para la pareja e, incluso, para el niño.
«El hecho de que los padres dejen de hacer todo lo que era importante para ellos daña la construcción de la identidad del niño, que titubeará si sus padres carecen de referencias e intereses propios -afirma la psicopedagoga María de Jesús Rodríguez-. El hijo repite las pautas de conducta que aprende de sus padres. Si ellos sólo viven en función de él, él hará lo mismo en el futuro».
Cuando las madres se dejan arrastrar a esta rutina, también la vida de pareja suele resentirse.
«Desde que nacieron las mellizas hasta hace poco, mi marido y yo apenas salíamos de casa. Aunque pudiéramos contratar a alguien para que se quedara unas horas con ellas, siempre pasaba algo y, o lo suspendíamos en el último momento, o terminábamos regresando a toda prisa. Además, acababa la semana tan agotada que se me quitaron las ganas hasta de arreglarme», recuerda Mónica.
«A veces, lo que sucede es que uno de los progenitores se vuelca tanto en los hijos que deja de atender al otro -explica Rodríguez-, y la pareja se siente excluida porque su compañero vive sólo en función de los niños. Estos padres se tragan su agresividad, porque se sienten mal pensando que tienen celos de su propio hijo, pero la frustración termina saliendo siempre por algún lado.
En ciertos casos se produce un alejamiento de la pareja, lo que es un mal ejemplo para el niño; en otros, el progenitor que se siente desplazado amarga la existencia a quienes tiene cerca.
«Lo ideal sería establecer tres tiempos distintos: uno para los hijos, otro para la pareja y otro para uno mismo», aconseja la psicóloga.
«En estos momentos existen dos tipos de parejas que yo considero alienadas -afirma la psicopedagoga-: las que renuncian a todo por sus hijos y las que quieren abarcar tanto que no tienen tiempo para nada, de modo que siempre permanecen tensas y estresadas, incluso cuando están con los niños. Ambos extremos son malos. No se puede renunciar a lo que es constitutivo del propio ser; es decir, a lo que es importante para uno mismo. Para una mujer puede ser arreglarse e ir a la peluquería, para otra trabajar o estudiar, y para una tercera, ambas cosas».

Etiquetas

accidentes infantiles agresividad niños alimentacion del bebe ayuda tareas bebes como poner limites desarrollo el niño desarrollo niño Divorcio divorcio bienes el divorcio el nino el niños el recien nacido en la escuela en niño intoxicacion isla del padre juguete juguetes la adolescencia la familia la pareja los niños matrimonio mi bebe miguelito la escuela niños niños maltratados padre rico padres padres adolescentes padres e hijos padres hijos padres separados poner limites separacion separacion bienes ser padres tareas tareas escolares tramites divorcio violencia violencia domestica violencia intrafamiliar

No responses yet

Trackback URI | Comments RSS

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.