La conducta de los niños en la escuela

Escrito por at 17:31 en la escuela

¿Por qué la conducta de los chicos en la escuela es a veces intolerable? ¿Qué hay detrás de ese comportamiento imposible de frenar?

En lo que va del año, Marta ya fue citada diez veces. El caso es que autoridades y docentes siempre insisten en lo mismo. Sebastián, de siete años, es un chico muy inteligente pero de un comportamiento insoportable. Las preguntas que hace la escuela son casi siempre las mismas y Marta ya no sabe qué contestar. Probó hablar, gritar, castigar, pero nada ha cambiado. Hoy siente y sabe que no puede pensar que ya va a pasar y que tiene que hacer una consulta y plantear con el pediatra qué hacer.
Los padres de Nicolás, de 13 años, están sumamente alarmados por las cosas que están sucediendo en la escuela. La violencia que observan en la entrada y la salida es muy alta. Nicolás relata que hay recreos en los que el patio es un verdadero campo de batalla. Cuando los padres preguntan a los directivos y docentes qué está sucediendo, la respuesta es que hay un gru-pito muy perturbador, que la
manzana “podrida” pudre al resto y que lo que hacen es redoblar los castigos.
Marisa, de 11 años, está difícil este año. Contesta mal, está retraída y da respuestas no habituales en ella. Sus maestros anteriores la describen como una chica afectiva, amable y muy sociable. Su relación con la maestra es muy distante y su rendimiento escolar pobre a diferencia de años anteriores. Sus estados anímicos son muy variables y van de la pelea al llanto.
Hemos planteado tres situaciones prototípicas distintas entre todas las que se dan en el ámbito escolar. Y si bien las tres son “problemas de conducta”, las causas son diferentes y, por lo tanto, las responsabilidades y las acciones a seguir.
Tres casos distintos:
En general, se denomina “problema de conducta” dentro del ámbito escolar a comportamientos no esperados que perturban la normal convivencia y, muchas veces, el aprendizaje. Dentro de esa denominación no se discriminan las causas ni la cantidad de actores involucrados en la problemática.
En el caso de Sebastián el problema parece ser permanente; ya se ha presentado en años anteriores y la queja de las autoridades siempre es la misma.
Con respecto a Marisa, la situación es distinta, ya que lo que asombra es el cambio en su comportamiento, lo que hace pensar que algo le ha pasado. En tanto, la preocupación de los padres de Nicolás pasa por otro lugar: la escuela es todo un gran problema de conducta.
Dificultades físicas y emocionales:
Según los ejemplos mencionados podemos hablar al menos de dos tipos de causas: las que están en el alumno en particular y las que tienen que ver con la institución. Hecha esta primera división, podríamos decir que dichas causas pueden ser permanentes o temporales.
Son permanentes cuando su base es orgánica o cuando el trastorno emocional es tan antiguo que se ha convertido en estructural. Al hablar de causa física nos referimos a la amplia variedad de problemas neurológicos que pueden ser el origen de comportamientos no esperados. En estos casos, es necesario el diagnóstico de un especialista a fin de encarar el tratamiento adecuado.
Cuando pensamos en problemas afectivos estructurales estamos refiriéndonos a pérdidas prematuras, perturbaciones graves en el seno de la
familia que acompañan al niño desde su nacimiento o desde los primeros meses de vida.
En el caso de notorios cambios de conducta hacemos hincapié, sobre todo, en problemas afectivos puntuales que el niño puede haber atravesado o que esté padeciendo. Puede ser una mudanza, el nacimiento de un hermano, la muerte de un familiar muy querido, la separación de los padres… El ámbito escolar suele resultar un espacio ideal para que ese chico cuente -a grito pelado- lo mal que se siente y, de esa manera, pida ayuda y no castigo.
¿Qué pasa en la escuela?
Las otras causas tienen que ver con la institución. Muchas veces, los conflictos escolares se expresan mediante persistentes y significativos problemas de conducta. Habrá que analizar qué está pasando en la institución para poder entender -y resolver- el problema que compromete a todos.
Las manifestaciones de mala conducta escolar son sólo la punta de un iceberg: debajo se oculta lo que le pasa a los alumnos y a la institución. Pretender entender sólo la punta es una tarea inútil. Es necesario explorar hasta encontrar las causas profundas y actuar sobre ellas.

Etiquetas

accidentes infantiles agresividad niños alimentacion del bebe ayuda tareas bebes como poner limites desarrollo el niño desarrollo niño Divorcio divorcio bienes el divorcio el nino el niños el recien nacido en la escuela en niño intoxicacion isla del padre juguete juguetes la adolescencia la familia la pareja los niños matrimonio mi bebe miguelito la escuela niños niños maltratados padre rico padres padres adolescentes padres e hijos padres hijos padres separados poner limites separacion separacion bienes ser padres tareas tareas escolares tramites divorcio violencia violencia domestica violencia intrafamiliar

No responses yet

Trackback URI | Comments RSS

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.