Archivos para 'Adolescentes' Categoría

Prevencion de las lesiones musculares

Escrito por en Adolescentes

Prevenga las lesiones musculares:
Los mas propensos son los que practican un solo deporte.
Se sospecha que la razón por la cual algunos atletas tienen repetitivas lesiones musculares se debe a que tienen un musculo mas desarrollado que otros. Un ejemplo de este tipo de problema es el codo de tenista o los dolores de columna que tienen los golfistas al golpear la pelota. Según los entrenadores, para evitar estas lesiones los deportistas que practican una sola disciplina tienen que entrenar en forma pareja todo su cuerpo y concentrarse en hacer el movimiento correctamente, Para lograrlo, se recomienda consultar con un kinesiologo para que le ayude al atleta a perfeccionar la técnica y le indique una serie de ejercicios de resistencia para evitar lesiones.

Sin Comentarios

La primera menstruacion

Escrito por en Adolescentes

Aunque los chicos, en general, reciben clases de educación sexual en el cole, es aconsejable que los padres comenten el tema de la menstruación con sus hijos y sus hijas. Como algunas chicas tienen su primera menstruación a los 10 u 1 laños. conviene abordar la cuestión en tomo de los 9 ó 10. La opinión de la madre siempre prevalece sobre la de las amigas, y las explicaciones servirán para que la chica resuelva dudas. Hay que aclararle:
• La higiene adecuada durante la menstruación.
• El uso de toallas higiénicas.
• La forma de actuar si le viene el período en el colegio: podemos sugerirle que lleve algunas toallas higiénicas y una bombacha en la mochila.
También es un buen momento para empezar a charlar, con naturalidad y la frecuencia necesaria, sobre los próximos cambios físicos (desarrollo de las mamas, vello púbico, quizás acné…), las relaciones sexuales, la prevención del embarazo, el sida y las enfermedades de transmisión sexual.

Sin Comentarios

Cambios en la adolescencia

Escrito por en Adolescentes

Otros cambios
En esta etapa, las hormonas actúan sobre las glándulas sudoríparas haciendo que produzcan su típico olor, y como empiezan a funcionar, lo hacen más de la cuenta. Por eso los jóvenes tienen más olor de lo esperado. Pero no hay que deseperarse, dichas glándulas pronto se adaptarán y se comportarán mucho mejor. También las hormonas producen aumento de la grasitud de la piel con la aparición de puntos negros y blancos que, al infectarse, generan acné. Este es variable e individual para cada uno y no depende del tipo de alimentos que ingiera el adolescente.
En la pubertad se produce un gran depósito de calcio a nivel de los huesos (40 por ciento del total y que servirá para toda la vida), por eso es muy importante que en la dieta de las chicas estén presentes los productos lácteos. Otras características ocasionadas por las hormonas femeninas son la suavidad de la piel y el cabello, los cambios en la voz y la redondez de las formas. La gran cantidad de vello en las extremidades inferiores, a veces en el dorso de los antebrazos y en el bozo a veces no es normal. Por eso, conviene consultar al médico para corroborar que todo se está desarrollando adecuadamente. Si esto es así, pero tu hija continúa preocupada, se puede recurrir a una solución estética.
Ahora ya estás preparada para invitar a tu joven hija a tomar un té juntas y hablar de todas las cosas que tendrán que afrontar en los próximos años. De esta forma, ella se sentirá importante y segura pero, sobre todo, orgullosa de tener una mamá como tú.

Sin Comentarios

Hija adolescente

Escrito por en Adolescentes

Tendrán que salir de compras
Esa salida de madre e hija será muy importante para las dos: la compra del primer corpiño es todo un acontecimiento. La joven necesita que su mamá la acompañe en este momento y sobre todo que la oriente. Es fundamental explicarle que el corpiño se utiliza para permitir un mejor sostén de las glándulas mamarias y para poder realizar cualquier actividad que desee. Algunas chicas se muestran entusiasmadas ante la nueva propuesta y otras, en cambio, no quieren evidenciar el crecimiento y les cuesta incorporar esta nueva prenda en su guardarropa.
En ambas situaciones es muy importante la presencia de la madre, con quien la joven pueda expresar sus fantasías y sus miedos. Es trascendental respetar sus tiempos y entender que este cambio corporal le abre las puertas de la adultez, mientras se van cerrando las de la infancia. No es raro entonces que a veces aparezca cierta cuota de tristeza. Cuando los padres comprenden claramente lo que le está pasando a su hija, pueden tolerar mejor sus cambios de humor repentino y la ambigüedad con que se manejan en algunas circunstancias.

Sin Comentarios

El flujo

Escrito por en Adolescentes

El flujo es una secreción que puede aparecer aun antes de la menarca. El normal se origina en las células que producen moco y que forman parte de la pared de la vagina. Suele ser transparente o algo blanquecino y no ocasiona picazón. Habitualmente aumenta durante el tiempo cercano a la menstruación. Ante la presencia de flujo con otras características o con síntomas como picazón o molestias diversas, se deberá consultar con el especialista.

Sin Comentarios

La menstruacion

Escrito por en Adolescentes

No es una enfermedad
Como la menstruación es un hecho totalmente normal en la vida de una mujer, las púberes deben saber que pueden llevar una vida sin ningún tipo de restricción. Lo que implica bañarse y lavarse la cabeza si lo desean, y realizar actividades deportivas sin ningún tipo de impedimento, incluso las acuáticas (para eso habrá que asesorarlas en el uso de toallitas y, cuando sean más grandes, de tampones). Con respecto a estos últimos, las jóvenes deben saber que tienen que cambiárselos frecuentemente y no usarlos durante la noche o por tiempo prolongado, ya que producen una intensa sequedad de la vagina que facilita la proliferación de gérmenes con la consiguiente posibilidad de infecciones.
La menstruación no es una enfermedad, aunque puede presentarse con dolores. Sin embargo, éstos no son obligatorios. Si la mamá (o alguna mujer de la familia) los tiene, no significa que se repitan en la hija.

Sin Comentarios

La primera menstruación

Escrito por en Adolescentes

La primera menstruación
Después de aproximadamente dos años de iniciados los cambios puberales (telarca), aparecerá la primera menstruación o menarca. Las hormonas estimulan el crecimiento del útero aumentando el tamaño de su capa interna, llamada “endometrio”, la que se elimina durante el sangrado menstrual. Es muy importante que la mamá hable del tema con su hija para que no la tome desprevenida. Evitará así que pase un momento desagradable. La jovencita debe estar preparada para que, en caso de viaje o simplemente cuando esté en la escuela, cuente con los elementos necesarios para enfrentar la situación asumiéndola como algo absolutamente normal. Seguramente habrá susto, dudas, preocupación, alegría, un sinfín de sentimientos -muchos de ellos ambivalentes y contradictorios- que le permitirán reafirmarse en el camino a la adultez.
Ante cualquier duda, es conveniente consultar con el médico de adolescentes: si es necesario, él derivará a la joven a un ginecólogo. Durante los dos primeros años desde la aparición de la menarca, puede haber irregularidades o incluso ausencia de menstruaciones por varios meses. Esto es normal y no debe ser motivo de preocupación.

Sin Comentarios

El desarrollo de la pubertad

Escrito por en Adolescentes

El desarrollo es todo el proceso que conduce a tu hija hacia la adultez. La menarca es la primera menstruación que, al igual que el agrandamiento de las glándulas mamarias o la aparición del vello, es un evento del desarrollo puberal. Por eso, al hablar de “desarrollo” no sólo se señala la primera menstruación sino todo el proceso de cambio que normalmente dura entre cuatro y cinco años.

Sin Comentarios

Adiós a la infancia

Escrito por en Adolescentes

Adiós a la infancia
Lo que te había llamado la atención cuando tu hija se miraba al espejo no era solamente su crecimiento: había algo que no tenías presente en su imagen. De perfil se insinuaban sus pequeños pechos que ya empezaban a mostrarse. Esta primera manifestación del desarrollo llamada telarca (inicio del crecimiento de la glándula mamaria) marca en las niñas el comienzo del desarrollo puberal. A diferencia de los chicos, ellas -como es obvio- se dan cuenta antes de que su cuerpo está cambiando. Después de unos meses seguirán apareciendo otras novedades: el vello en la zona de las axilas y del pubis, por ejemplo. Pero no hay por qué preocuparse si una chica no presenta sus cambios en el mismo orden que las demás. Cada una puede tener cualquiera de estas manifestaciones como inicio de su desarrollo puberal, aunque lo más frecuente es que éste se dé con una secuencia similar a la señalada.
Las hormonas sexuales femeninas se producen en los ovarios, éstos se encuentran en la parte inferior del abdomen y su tamaño aumenta con el estímulo hormonal hasta alcanzar el tamaño adulto. Los ovarios producen los estrógenos y las células que la mujer aporta para la reproducción. Estos óvulos pueden estar presentes desde que la joven presenta su primera menstruación. El estímulo hormonal actúa a nivel de todo el aparato genital femenino, permitiendo que los órganos evolucionen hacia las características que presentan las mujeres adultas.
Los otros órganos que se encuentran en la parte inferior del abdomen, a los que llamamos internos -porque no los vemos-, son las trompas de Falopio (unos tubitos que van desde los ovarios al útero), el útero (lugar que servirá de nido a los futuros hijos), la vagina (canal que comunica con el útero). Externamente está la vulva (la parte más visible del aparato genital femenino), en la que se encuentran diferentes formaciones: en la zona más cercana al abdomen, el clítoris; hacia abajo, el orificio de la uretra (por donde sale la orina) y, más abajo aún, el orificio externo de la vagina.

Sin Comentarios

La pubertad

Escrito por en Adolescentes

¡Cómo ha crecido!
En la pubertad, los cambios del cuerpo se realizan lentamente por acción de las hormonas que empiezan a producirse en el sistema nervioso. Estas sustancias nuevas estimulan diferentes órganos dando como resultado la mayoría de los cambios físicos que observamos en los jóvenes. No se sabe aún cuál es el factor que pone en marcha este complejo mecanismo, y tampoco se conoce por qué el reloj que despierta a la pubertad lo hace a diferentes edades. Normalmente, este comienzo puede ser entre los nueve y los once años.
El estímulo de las hormonas sobre los cartílagos de crecimiento de los huesos origina aumento de estatura en poco tiempo. Las mamas se asombran de la velocidad con que tienen que alargar pantalones y polleras, que al cabo de algunos meses volverán a quedar cortos. Las piernas de los chicos son tan largas que no se pueden controlar y por eso chocan con todos los muebles. Cuando están sentados no saben dónde colocarlas y, en general, parece que no les pertenecieran. Han crecido demasiado en un período bastante breve, al extremo de parecer desproporcionados. Alcanzan lugares altos con mucha facilidad y cotejan su crecimiento con todos los familiares, en un intento de certificar que se están haciendo tan grandes como mamá y papá.

Sin Comentarios

Next »