Archivos para 'Consejos' Categoría

Consejos cuando el niño esta enfermo

Escrito por en Consejos

Pequeños tiranos:
Si el niño enfermo recibe un exceso de mimos y de cuidados no resulta raro que intente “aprovecharse de la situación” y se convierta en un pequeño “tirano”. Los niños se adaptan con extrema rapidez a su nueva situación y descubren precozmente que su estado es una arma poderosa no sólo para monopolizar y dominar a la mamá, sino también para “controlar” todo el ambiente familiar. Y cuando más se someten los padres a las órdenes de los niños, éstos muestran una mayor tendencia a volverse exigentes e irritables.
Si tuviese hermanos, surgirían, además, los celos. Todo ello alejaría a los padres de la normalidad, que es el estado que se pretende recobrar.
El niño capta las actitudes de miedo mucho más de lo que nos parece. Debéis absteneros pues de manifestar un estado de angustia cuando estáis en su presencia.

Sin Comentarios

Consumo de antibioticos

Escrito por en Consejos

Se abusa de los antibióticos, consumir antibiótcos en exceso facilita la aparición de bacterias resistentes. Un grupo de investigadores de Madrid, el Equipo Cesca, asegura que la mitad de los antibióticos que se consumen en España son innecesarios y que terminan siendo ineficaces. Para minimizar el problema recomiendan no recetarlos ante infecciones banales como faringitis, catarros o gastroenteritis.

Sin Comentarios

Proteger demasiado a los hijos

Escrito por en Consejos

Hay que andar más:
Muchos padres tienden a proteger demasiado a sus hijos, prefieren llevarlos en brazos o en la sillita, y no estimulan su desarrollo motriz. Según un trabajo que se va a presentar en el Congreso Nacional de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria, esta mala costumbre, que se da sobre todo en las ciudades, Impide que los músculos de las piernas se desarrollen correctamente y dificulta el aprendizaje de los niños para andar de manera coordinada.

Sin Comentarios

Disfrutar de la pareja con los hijos

Escrito por en Consejos,la pareja

Hijos y pareja sí son compatibles:
Estoy en mi sexto mes de embarazo y no dejo de darle vueltas a un tema: pienso que con la llegada de mi hija se puede resentir la relación que tenemos su padre y yo por la falta de tiempo para los dos. ¿Qué puedo hacer para no agobiarme y para que no sea finalmente así? Sara (Madrid)

Mientras que llega ese fantástico día de ver a tu hija, prepara, junto con tu marido, cuál será la estrategia que seguiréis cuando ese momento sea una realidad. Una vez que tengas diseñado el plan, dedícate a disfrutar con él de los días que te quedan para dar a luz, ya que, hasta que no nazca tu hija, no podrás hacer nada más al respecto. Y algo más: mira a tu alrededor y observa las innumerables parejas con hijos que disfrutan también de sus ratos de intimidad.

Sin Comentarios

Problemas de adolescentes

Escrito por en Consejos

¿Porqué camina encorvado?

Muchos chicos caminan encorvados: las chicas, para ocultar su pecho incipiente; ellos (con menos frecuencia) por haber dado el estirón muy pronto y avergonzarse de su estatura. Suele ser una postura pasajera y sin trascendencia Si persiste (más de seis meses), conviene ir al especialista, ya que la espada puede salir perjudicada. Hacer deporte los beneficia: una musculatura fuerte es la mejor sujeción para los huesos.

Sin Comentarios

Cansancio post parto

Escrito por en Consejos

A partir de ahora deberás acostumbrarte a dormir poco y descansar mucho: hazte a la idea. Una vez que llegues a casa con el bebé en brazos iniciarás una nueva etapa en la que experimentarás sensaciones muy intensas y positivas, todas ellas centradas en tu hijo, pero también vas a enfrentarte a un buen número de responsabilidades: procurar el bienestar del recién llegado sin desatender al resto de la familia, y también el tuyo propio, para recuperarte del parto. Cada vez que le mires, profundamente dormido en su cunita, te sentirás tan feliz que olvidarás lo agotada que estás. No lo hagas, y descansa, porque esas horas de sueño que él te roba os hacen mucha falta a los dos.
EL CANSANCIO:
La falta de sueño es algo muy común en las mujeres que acaban de dar a luz, y sus causas son varias: la adaptación a la nueva situación, el descenso hormonal, el sentimiento de responsabilidad,… aunque todas ellas se resumen en una: el cansancio, al que todas las anteriores contribuyen y al que se suma el desgaste físico del parto. Aunque algunas madres se sienten eufóricas nada más dar a luz y se muestran incapaces de conciliar el sueño, lo normal es que en estos primeros momentos se tengan ganas de descansar y dormir. Es lógico, si tenemos en cuenta, por un lado, que el trabajo de parto es enormemente fatigoso (se calcula que el esfuerzo realizado equivale a una marcha de 25 kilómetros), pero también que en las últimas semanas de embarazo la falta de sueño es muy frecuente. Además de las típicas molestias que pueden ser motivo suficiente para alterarlo, parece ser que durante este período y en el del posparto se produce una pérdida de sueño REM, es decir, se acorta la fase de sueño profundo, aquél que permite un mejor descanso.
Una vez que, tengas a tu hijo, seguramente caerás rendida y dormirás como una bendita al menos durante unas horas. Al bebé le ocurre otro tanto de lo mismo. Mientras dure vuestra estancia en el hospital, descansará plácidamente casi todo el tiempo. Una vez en casa, te sorprenderá cuando la primera noche se despierte más a menudo de lo que esperabas. “¿Cómo es posible?”, os preguntaréis, “¡si en el hospital siempre estaba durmiendo!”.
Su llanto no va a ser lo único que te impida conciliar el sueño. En los primeros días después de dar a luz, recibirás otra visita inesperada: la de los entuertos, unos dolores que pueden ser más o menos intensos (lo son más en las mujeres que ya han tenido hijos), y que son causados por las contracciones del útero, que “regresa” a su tamaño original. A todo ello se suma el déficit estrogénico, otra circunstancia que se ha relacionado directamente con el insomnio: concretamente la progesterona, hormona que incita al sueño, desciende tras el parto.

Sin Comentarios

¿Cuál es el mejor cepillo y la pasta más recomendable?

¿Cuál es el mejor cepillo y la pasta más recomendable?
Los expertos aconsejan que el cepillo sea pequeño y suave. En cuanto a la pasta dentífrica, lo esencial es que tenga flúor. Si las encías están sensibles y sangran, el dentista recomendará una especial para tratarlas.

Sin Comentarios

Masajes para la circulacion

Escrito por en Consejos

MASAJE PARA ACTIVAR LA CIRCULACIÓN:
En cada baño, procure realizar un masaje enérgico e intenso en sus piernas con una esponja con cremas exfoliantes o con una manopla que cumpla esa función. De ese modo, activará la circulación y eliminará células muertas e impurezas. Luego del baño, aplique cremas hidratantes o lociones. Tenga en cuenta que los glúteos son parte de las piernas y que los masajes deben comenzar en los tobillos.

Sin Comentarios

Prevenir los celos entre hermanos

PREVENIR UN EXCESO DE CELOS:
Los celos aparecen cuando menos los esperas, porque hasta el niño más seguro del mundo puede sentirlos sin motivos aparentes. Consecuencia secundaria de la frustración de necesidades vitales como la seguridad, la aceptación o el afecto, se pueden prevenir:
• Evita que coincida el nacimiento del nuevo bebé con un cambio de escuela o el inicio de la guardería del mayor.
• No lo cambies de habitación para dar la suya al bebé.
• Si es el momento de cambiarlo de la cuna a la cama, hazlo dos o tres meses antes de que nazca el pequeño.
• No hagas nunca comparaciones entre ellos.
• Evita que surja la competitividad jugando a los “turnos de colores”.

Sin Comentarios

Superar los celos entre hermanos

Escrito por en Consejos,El bebe

Superar los celos:

Se trata de sentimientos normales. Para superarlos, enséñale a aceptarlos y pon en práctica estos consejos que les ayudarán a crecer como amigos.
Crecer entre hermanos es una experiencia muy positiva para cualquier niño, pero lograr que entre los niños se establezca un vínculo fraternal no siempre es fácil para los padres. Tener que compartir habitación y juguetes puede resultar divertido, pero cuando lo que hay que compartir es el cariño de los padres, entonces se generan los temidos “celos”. Los celos no suelen ser hacia el hermano, sino hacia la pérdida de intimidad, atención y privilegios de los padres. Los niños se sienten relegados aun segundo plano cuando nace un hermanito. Es el síndrome del “príncipe destronado”, una situación normal a la que el niño ha de adaptarse para crecer y hacerse mayor. Cuanto más intentemos evitar sus celos, más extraño se va a sentir y, sin querer, le provocaremos unos celos mayores.
“TURNOS DE COLORES”. Los hermanos se pelean constantemente porque quieren ser los primeros en todo: en apretar el botón del ascensor, en sentarse a lado de mamá, en entrar el primero, en elegir a qué juegan, etc. Os proponemos jugar a los “turnos de colores”. Consiste en adjudicar un color a cada hermano y repartirlo entre los días de la semana en un calendario. Así, cada niño sabrá cuáles son los días que le toca a él ser el primero (estará pintado en el calendario). Este juego tiene unos resultados que a veces resultan sorprendentes: los hermanos aprenden a esperar su turno y a respetar el de los demás sin demasiados esfuerzos.

¡Pruébalo!
ENSÉÑALE A AFRONTARLOS.
Los celos son los fantasmas que amenazan la seguridad infantil y limitan el crecimiento de la autoestima del niño. Estos primeros sentimientos suelen desorientar al niño, que se siente inseguro y perdido por primera vez. Es importante enseñarle a exteriorizarlos para que vea que es algo normal a lo que no hay que tener miedo. Cuando veamos alguna actitud de inseguridad o rabia frente a su hermanito, le podemos decir: “Mira, cariño, lo que te pasa es que tienes celos. Es normal, a todos nos ha pasado. Si no les haces mucho caso, desaparecerán.” Cuando un niño oculta sus sentimientos tras la máscara de los celos y no es capaz de exteriorizarlos, el problema se agrava. Los celos suelen esconder sentimientos de inseguridad y falta de autoestima: “Seguro que quieren más a mi hermano que a mi.” Cada niño tiene unas necesidades diferentes, algunos son más absorbentes que otros y, aunque estén rodeados de cariño y amor, siempre necesitan más. Aparecen cuando menos l se esperan, porque hasta el niño más seguro del mundo puede sentirlos sin motivos aparentes. Lo que cuenta no es la situación real, sino la que vive el niño. Hay actitudes de nuestros hijos que nos sirven para detectar el problema, estrategias que los niños suelen utilizar para defenderse de este dolor como la negación (“todo va bien”, el niño disimula y sufre en silencio); la rebeldía (hace el tonto para llamar la atención); la apatía (se inhibe en su mundo, deja de jugar, de comer…), y la agresividad (intenta, cuando nadie le ve, arremeter contra el causante de su problema). La mayoría de los celos suelen estar motivados por la aparición de cambios en la dinámica familiar. Los niños sienten temor ante lo desconocido y surgen estos sentimientos como defensa ante la llegada de un hermanito, una separación, un cambio de escuela… El truco infalible es identificarse con él: “A mí me pasó lo mismo cuando era pequeña, y lo solucioné…”

Sin Comentarios

Next »