Archivos para 'El niño sordo' Categoría

Sordera

Escrito por en El niño sordo

Sordera y educación
El niño sordo se presenta ante su propio proceso evolutivo con una amalgama de problemas diversos:
1. Lenguaje: La sordera impide la adquisición normal del lenguaje.
2. Motrkidad: El niño manifiesta torpeza, trastornos de equilibrio y dificultad en calcular las distancias. Es importante realizar una educación rítmica, que desarrollará la facultad de percibir sonidos y, a la vez, la coordinación de movimientos.
3. Conocimiento: La dificultad de comunicarse crea trastornos psicológicos en el niño. Tiempo y espacio quedan desequilibrados. Por lo general, un niño sordo presenta a los 8 años un retraso de unos dos años con respecto al oyente. Los déficit de lenguaje y de percepción frenan su proceso de abstracción.
4. Comportamiento: Distracción y cierta actitud hostil hacia el entorno, debidas a la dificultad de comunicación, son los trastornos más normales.
La educación del niño sordo se realiza en centros especializados o bien en escuelas que —cada vez en mayor número— aceptan la integración de deficientes sensoriales, con el asesoramiento y el soporte de personal especializado.
Esta integración, que debe realizarse cuanto antes, será tanto más factible cuanto más pronto se haya iniciado la estimulación del lenguaje. El contacto con compañeros hablantes estimulará al niño sordo a proseguir en el aprendizaje y en el uso habitual del lenguaje. Es importante que el maestro proporcione a todos los niños de su aula la información suficiente acerca de las necesidades específicas de un compañero sordo.

Sin Comentarios

Niño sordo

Escrito por en El niño sordo

Síntomas y detección
La sordera en el niño se puede detectar mediante los siguientes síntomas:
—Ausencia en el lactante de reacción a ruidos y llamadas, y niños demasiado tranquilos. Entre el 2.” y el 4.” mes, la melodía del bebé sordo es monótona y el balbuceo poco frecuente. Entre el 7.° y el 12.° mes, no es capaz de construir las sílabas de la misma manera que el oyente.
—Retraso en el habla entre el 10.” y el 18.” mes. Algunos casos de sordera severa y media admiten cierto nivel de expresión verbal, pero la deficiente articulación debe alertar a los padres.

Sin Comentarios

La sordera

Escrito por en El niño sordo

El niño sordo

La sordera
La sordera puede presentarse como malformación del oído medio o asociada a displasias (lesiones motrices, ambliopatías). Sin embargo, son las afecciones del oído interno, intratables médicamente, las que caracterizan al niño sordo.
Según la intensidad de la pérdida auditiva, se han establecido cuatro grados de deficiencia acústica:
1. Ligera: Pérdida de audición entre los 20 y los 40 decibelios. Sólo aparecen dificultades de audición cuando la intensidad de la emisión oral es baja.
2. Media: La pérdida se sitúa entre los 40 y 70 decibelios. La persona puede recibir sonido amplificado. Quien la padece, además, es capaz de estructurar su pensamiento verbal. Son suficientes las prótesis, la ayuda familiar y el apoyo en la escuela.
3. Severa: Pérdida situada entre los 70 y 90 decibelios. Algunos la compensan con la lectura labial. Normalmente, se requiere educación especial.
4. Profunda: Requiere siempre educación especializada. Pérdida media superior a los 90 decibelios. La prótesis sólo transmite sonido deformado. Es detectable antes de los 2 años, lo que permite la educación precoz.

Sin Comentarios