Archivos para 'Festejar cumpleaños' Categoría

Cumpleaños infantil

Escrito por en Festejar cumpleaños

¿Dónde celebrarlo?
Las fiestas de los más pequeños son más cortas y suelen celebrarse en casa. A partir de los seis años puede optarse, si el chico lo desea, por acudir a un establecimiento donde ofrecen diferentes animaciones y disponen de salas de juegos.
■ En casa. Exige más trabajo, pero el pequeño se beneficia por estar en un lugar conocido y se desenvuelve con mayor seguridad. Lo ideal es contar con dos habitaciones, una para la merienda y otra para jugar, y despejarlas todo lo posible.
■Al aire libre. Una excelente alternativa si se dispone de jardín. Su gran ventaja es que las posibilidades de juego se incrementan notablemente y conllevan menor desorden. Hay que guardar antes máquinas, •herramientas, abonos de plantas, etc.
■ En un establecimiento. Permite desentenderse de la preparación de la merienda, la torta, los regalitos…, pero la fiesta resulta más impersonal. Algunos centros disponen de salas de juegos.
■ En locales específicos. Es el
servicio más completo y también el más caro. Hay que hacer la reserva con unas semanas de anticipación (especialmente en octubre-noviembre, por la celebración de comuniones) y exigen un mínimo de diez asistentes. La oferta de animaciones y actividades es muy variada.
■ En el garaje. ¿Por qué no? Pero debidamente acondicionado y decorado, y sin nada peligroso a su alcance.
■ ¿Cuánto debe durar? Dos horas es el límite ideal para los menores de cinco años. En cualquier caso, lo mejor es que la duración de la fiesta no supere las tres horas.

Sin Comentarios

Organizar una fiesta infantil

Escrito por en Festejar cumpleaños

Organizar una fiesta infantil requiere buena onda, pero también mucha dedicación. Para asegurar el éxito, hay que prever con tiempo todos los elementos necesarios y, si es posible, contar con ayuda.
■ Invitaciones. En ellas debe constar el nombre, la dirección y el teléfono, y el lugar y duración de la fiesta.
■ La merienda. Varía en función de la edad de los chicos, pero es recomendable optar por alimentos suaves de pequeño tamaño que permitan prescindir de los cubiertos.
■ Torta a medida. Elaborada en casa o comprada, deben seguirse los gustos del protagonista y elegir su sabor, color y decoración favoritos.
■ Regalitos. En lugar de la típica bolsa de golosinas, puede optarse por algo más original y no necesariamente más caro: lápices y cuentos para colorear, figuritas, divertidos sacapuntas, minipuzzles, bolitas, yo-yós… Para evitar posibles disputas, el obsequio elegido debe ser igual para todos.
■ Sorpresas varias. Piñatas, dis-
fraces, representación de un cuento, película en vídeo… Hay que preparar antes todo lo necesario y contar con la colaboración de un adulto o un chico más grandecito. También pueden contratarse actuaciones de títeres, animadores, payasos, magos… ■ Muchos juegos. Planificar un amplio abanico de actividades es la vacuna más eficaz contra el temido: “Y ahora, ¿qué hacemos?” ■ Una gran ilusión. Necesaria e imprescindible para transmitírsela a nuestros hijos.

One response so far

Celebrar el cumpleaños

Escrito por en Festejar cumpleaños

Hay que celebrarlo desde el primer año
La edad y personalidad del chico, sus preferencias y deseos son los que deben marcar el espíritu y la duración de la fiesta. Hasta los cuatro o cinco años, no están preparados para presidir un festejo con todo, porque necesitan tanta atención individualizada que el protagonista apenas resaltaría sobre los demás. Pero todos los cumpleaños deben celebrarse, incluso el primero. Aunque no capten todavía los matices de tan feliz e inesperado revuelo, sí perciben con claridad que son el centro de atención de toda la familia y el inmenso cariño que se les está demostrando.
A medida que crecen, sus fiestas irán cambiando: más asistentes, mayor duración y alborozo… Si se celebran con el ambiente apropiado, todas les producirán una sensación grata que los acompañará toda la vida.
¿Conviene aceptar la ayuda del pequeño en los preparativos? Por supuesto que sí. “Hay que dejarlo intervenir en la organización y no dárselo todo hecho -asegura la psicóloga-. Puede cooperar en las invitaciones, elegir el menú, poner la mesa… Si colabora, siempre en función de su edad y habilidades, se mostrará más relajado y partici-pativo en el festejo, y disfrutará mucho más”.
El número de invitados suele plantear un pequeño debate familiar. Al protagonista de la historia le gustaría convidar a todo el mundo (o casi) y nes de espacio de una vivienda normal y de la planificación y trabajo que requerirían tantos asistentes. Habrá que llegar a un acuerdo con él, negociar el número máximo de invitados (más de diez son una multitud) y ayudarlo a hacer la selección. No pueden faltar sus mejores compañeros de la escuela, sus amigos del barrio y aquellos chicos que él acompañó en sus cumpleaños.
En opinión de Lucila Andrés, “lo más adecuado es celebrar la fiesta en casa, porque hay más intimidad y es más fácil lograr un ambiente cálido en el que los sentimientos están explícitos. También es aconsejable que la celebración con sus amiguitos y con los familiares más cercanos (abuelos, tíos, primos…) tengan lugar en el mismo día, para que el ambiente festivo no se desvirtúe y el niño no pierda la referencia. No importa que, para eso, la duración de los festejos haya de ser algo más breve”.

Rey de la clase por todo el día
En las escuelas y jardines, suele celebrarse un pequeño ritual, especialmente con los pequeños. “Formamos una ronda alrededor del homenajeado, le colocamos una vistosa corona y lo nombramos rey. Antes de apagar las velas de una torta de plastilina, debe cerrar los ojos y pedir un deseo. Luego, le cantamos todos el Cumpleaños Feliz -comenta L. Escobar, maestra jardinera-. Esta sencilla ceremonia, idéntica para todos, los hace muy felices, y ese día se sienten realmente los reyes de la clase”.

Sin Comentarios

Festejar Cumpleaños

Escrito por en Festejar cumpleaños

Al festejar el día de su nacimiento le hacemos ver lo importante que es, contribuimos a reforzar sus amistades y le demostramos lo mucho que lo queremos.
Era un tren gigante de chocolate con las ruedas de frutilla y un maquinista de confites”. Así rememora Leandro, diez años después, la torta de su cuarto cumpleaños. “La verdad es que fue una sencilla torta de chocolate, merengue y crema que nos ocupó toda una tarde -aclara Inés, su madre-, pero aquel empeño de los dos en lograr algo parecido a un tren se convirtió en uno de los recuerdos imborrables de su infancia”.

Los acontecimientos son el eje de la vida
“Las celebraciones, los ritos, como el de la tradicional torta de cumpleaños, son fundamentales en la vida de un niño -afirma la psicóloga Lucila Andrés-. Celebrar el cumpleaños es una conducta vitalista que los padres deben mantener, porque se conmemora algo transcendental: el hecho de haber nacido. El chico se convierte en protagonista, se lo aplaude, se le demuestra lo importante que es y lo mucho que se lo quiere. Es un reconocimiento a su persona, a su valía, y contribuye, además, a incrementar su incipiente autoestima”.

Sin Comentarios

« Prev