Archivos para 'la lectura' Categoría

Leer a niño

Escrito por en la lectura

CÓMO LEER AL NIÑO
Con la lectura, el niño descubre conocimientos y placeres. Pero saber leer le otorga ante todo una gran confianza en sí mismo e impulsa su independencia. Para crear el hábito de la lectura, es necesario leerle libros y cuentos al niño a partir de los tres años. Cómo han de leerle los padres es lo que se indica a continuación: —Conviene sentarse el niño en las rodillas o situarse muy cerca de él a fin de que la comunicación, además de intelectual, sea también afectiva.
—Antes de iniciar la lectura, se pueden mencionar el autor y el título de la obra, indicar si ésta cuenta o no con ilustraciones, etc. Se trata de despertar el interés del niño por el libro en su totalidad, puesto que este hábito, posteriormente, le será de gran utilidad.
—El niño debe ver las imágenes del libro si las hay, mientras el padre o la madre leen. De esta forma, participa activamente en la lectura. Los detalles de las ilustraciones deben remarcarse. Con ello se estimula el sentido de la observación.
—Hay que modular la voz, elevarla y bajarla, un poco como si se estuviera haciendo una representación teatral. Se tiene que evitar el leer con voz monótona. —Las sesiones de lectura deben efectuarse periódicamente, de forma regular. La historia que se empieza a contar debe terminarse.

Sin Comentarios

Leer libros

Escrito por en la lectura

La selección de libros
En el momento de elegir un libro no hay criterios estrictos a los que amoldarse. En principio, es muy positivo que el niño participe en la elección, ya sea acompañando a los padres a la librería o a la biblioteca infantil, ya sea mirando los catálogos de editoriales. El niño debe sentir que el momento de la elección es importante y que él toma parte en el mismo. Si el libro gusta al padre o a la madre, si les dice algo, también le dirá algo al niño. En caso contrario, se corre el riesgo de que éste no manifieste interés alguno por aquello que se le lee.
Cuando el niño ya sabe leer, lo más probable es que él mismo elija el tipo de lectura que desee. Entonces ha llegado el momento en el que los padres no deben inquietarse demasiado por el contenido de las lecturas de sus hijos. Éstos, con toda seguridad, leerán cómics y gustarán de un tipo de literatura que a los adultos les parecerá tal vez de escasa calidad. Pero ésta es una apreciación equivocada. Los cómics, y en general los productos infantiles que a los adultos les parecen una banalidad, satisfacen alguna necesidad psicológica del niño en un momento dado. En consecuencia, hay que aceptarlos.
Otra cosa distinta es orientar el gusto lector del niño. Un buen criterio es el de equilibrar las obras de imaginación con las obras que cuentan historias verdaderas. Si el niño lee únicamente historias reales, su imaginación creadora se desarrollará con dificultades. Si, en contrapartida, se limita a leer sólo historias imaginarias y fantásticas, la lectura le será poco útil para comprender la realidad que le rodea.
Hay que permitir que los niños tengan sus libros. Y que, al igual que con los juguetes, los puedan pintar, rayar o estropear. Si es posible instalar unas estanterías en su propia habitación, el niño experimentará el placer de contar con su biblioteca, que irá en aumento con los años. Al igual que con sus juguetes preferidos, los niños releen infinidad de veces sus historias favoritas. Un libro que de verdad guste a un niño es como un viaje muy largo, que puede durar meses, e incluso años.

Sin Comentarios

Leer

Escrito por en la lectura

La motivación del niño
Una regla de oro a respetar siempre por los padres es la de no forzar este aprendizaje. Ocurre, no obstante, que algunos niños, a la edad de cuatro o cinco años, desean empezar a reconocer las letras o encuentran sumamente divertidos los ejercicios fonéticos. Partiendo de esta motivación inicial, no ha de ser difícil crear los fundamentos sobre los que se asentarán en el futuro el amor a los libros y el hábito de leer.
Motivar al niño para el aprendizaje de la lectura: he aquí la meta a alcanzar antes de los 6 años. Para ello, lo más indicado es que. a partir de los 3 años, se le compren libros al niño y, sobre todo, que se le lean historias y cuentos de forma regular. Es importante que los niños asocien la lectura y los libros y cuentos a momentos que deparan placer y que satisfacen la curiosidad. Los niños aman los libros si se sienten estimulados y recompensados por los padres.

Sin Comentarios

La lectura

Escrito por en la lectura

LA LECTURA
Entre los 6 y los 10 años, el niño realiza el aprendizaje básico de la lectura, la escritura y el cálculo. De la importancia primordial de la lectura, baste decir que, sea cual fuere lo que el niño quiera llegar a ser de mayor, siempre tendrá necesidad a lo largo de sus años de escolarización de manejar la técnica de la lectura. Si además de la comprensión —factor básico en el proceso de leer—, se posee rapidez y corrección o exactitud, la lectura será buena.
Para alcanzar estos tres factores, nada mejor que estimular el aprendizaje de la lectura antes de que el niño inicie sus estudios primarios. El papel de los padres es entonces fundamental. Todos los trabajos que han investigado el aprendizaje de la lectura en niños de edad preescolar constatan invariablemente el papel determinante de la madre en el momento de crear un ambiente estimulante para este tipo de actividad.

2 responses so far