Archivos para 'la pareja' Categoría

Impotencia sexual

Escrito por en la pareja

Algunas personas concurren al sexólogo para que les brinde una solución porque ayer no pudieron o porque en el encuentro que tendrán hoy temen no poder rendir. Resulta importante señalar que muchos hombres le tienen tanto miedo a la falla que, cuando ésta aparece circunstancialmente, consiguen el objetivo de no poder. Una vez logrado, confirma sus temores y, a partir de allí, el circulo vicioso se instala.
En estos casos, para no equivocarnos en el diagnóstico de organicidad o no organicidad, los especialistas recurrimos a un interrogatorio que, de acuerdo con ciertas pautas, nos orienta en estos problemas de ansiedad que requieren un abordaje especial.
¿Tuvo erecciones con rigidez durante la noche o al despertar en los últimos 30 días?
Si la persona que consulta no tuvo uno (o más) de estos episodios en los últimos treinta días, es muy probable que su dificultad sexual sea de tipo orgánico.
¿Tuvo erección con rigidez cuando intentó comprobar con autoestimulación la calidad de su erección?
El hecho de tener erección con autoestimulación hace pensar, con alto grado de certeza, que la dificultad erectiva no es de origen orgánico.
Finalmente, ¿en cuántos episodios sexuales completos seguidos se desencadenó la alteración erectiva? Trate de recordar si en los últimos tiempos le fue tan mal en todos sus encuentros sexuales.
Tener algún episodio erectivo con buena rigidez y duración en el lapso adjudicado al problema, señala que la alteración es de índole psicológica.

Sin Comentarios

La pareja perfecta

Escrito por en la pareja

¿Existe la pareja perfecta?
Desde luego se puede buscar el compañero ideal, que responda a todo aquello que esperamos de un hombre, pero lo más probable es que no aparezca jamás.
O todavía peor, que lo tengamos delante y por las “sinrazones” del corazón no seamos capaces de enamorarnos de él, por muy bueno, perfecto y adecuado a nuestras aspiraciones que resulte ser.
Quedan entonces dos únicas salidas. Aceptar a nuestra pareja tal cual es, procurando conservar el talante de los primeros tiempos de enamoramiento cuando, seamos sinceras, nos gustaban incluso sus defectos, o intentar cambiarlo poco a poco, pero teniendo muy claro tres conceptos. El primero, que si bien es lícito intentarlo, hay que estar preparada para aceptar deportivamente que el otro no esté dispuesto a variar sus esquemas; el segundo que es muy difícil modificar el comportamiento de un adulto contra su voluntad; y el tercero, que no hay que fiarse demasiado de los logros conseguidos mediante broncas o imposiciones, porque suelen ser extremadamente efímeros y, a la larga, resultan amargos. Si, aun después de sopesar fríamente las posibilidades, la mujer se decide a intentar la transformación, debe actuar con un cierto método y teniendo muy en cuenta que, si se desea conseguir algo valioso, hay que ofrecer alguna cosa, igualmente interesante, a cambio.
Llegados a este punto, conviene negociar sinceramente, exponiendo qué es lo que nos molesta del otro y por qué. Pero es importante dar razones de peso que apoyen nuestra petición, porque sólo convenciendo a nuestra pareja conseguiremos resultados positivos. Y aceptar con serenidad las críticas del contrario, comprometiéndonos a intentar cambiar.
También hay que tener un poco de paciencia y no esperar que, de la noche a la mañana, el otro se dé vuelta como una media. Y al tiempo valorar y aplaudir sus avances, por pequeños que sean, porque a fin de cuentas, el cincuenta por ciento de algo es mejor que el cien por cien de nada. Aún así, no hay que olvidar que intentar crear un marido perfecto es una utopía peligrosa, porque los defectos de las personas son las rendijas por las que podemos llegar hasta su corazón…

Sin Comentarios

Problemas de pareja

Escrito por en la pareja

Hay que buscar la raíz del problema
Esto es muy difícil de analizar porque, en la mayoría de los casos, se manejan conceptos muy diferentes y contradictorios. Por ejemplo, algunas mujeres intentan cambiar a su pareja, y cuando lo consiguen, descubren que han creado un ser que -si bien desde un punto de vista intelectual responde a sus expectativas- no es ya el hombre del que se enamoraron e incluso que no les gusta.
Otras veces el hombre se resiste tercamente a cambiar, y esto llega a producir una gran frustración por ambas partes. Ella piensa que él no la quiere lo suficiente como para modificar esas pequeñas cosas que tanto le disgustan… Y el hombre se siente molesto porque no le permiten ser él mismo y vive la postura de su compañera como una señal de desamor: “Si antes me quería tal como era y ahora está empeñada en que cambie, es que ya no me ama o, lo que es peor, me está comparando con otros hombres”.
Cuando el deseo de modificar al otro se convierte en una obsesión y en una fuente diaria de conflictos entre la pareja, lo más importante es descubrir, cuanto antes, los verdaderos motivos por los que se está propiciando el cambio.
En algunos casos, tras este afán de transformación se oculta el deseo de encender de nuevo la chispa en una relación que se ha vuelto rutinaria. Y, en lugar de buscar una nueva persona que reavive la ilusión del enamoramiento, se intenta, mediante unos toques aquí y allá, hacer renacer el atractivo y la seducción en la pareja.
Pero también puede ocurrir que ambos hayan evolucionado de muy distinta manera y sea la mujer la que -sin darse cuenta- ha ido cambiando su forma de ser. Y piensa que, si logra modificar algunos aspectos de la personalidad de su marido, conseguirá que se adapte a ella.

Sin Comentarios

El marido ideal

Escrito por en la pareja

Te quiero, pero no me gustas del todo
Los motivos por los que una mujer, pasado el primer enamoramiento, intenta “diseñar” a su marido, son muy variados.
Hay quien siempre ha buscado un “príncipe azul”, es decir, un hombre que reúna todos los atributos de un ser perfecto. Pero, como andan un poco escasos, terminan conformándose con un marido imperfecto, mientras alimentan la fantasía de modificar los aspectos de él que no le gustan, con amor y arrumacos.
Otras veces, lo que ocurre es que el hombre, durante la conquista, ha ocultado o disimulado algunos aspectos de su personalidad. Pero claro, ya casados, la convivencia diaria relaja el autocontrol, y las costumbres de cada uno salen a relucir inexorablemente. Entonces ella trata de recuperar, con paciencia y mucho esfuerzo, la imagen del hombre del que en realidad se ha enamorado.
En ocasiones, nadie ha engañado a nadie pero, pasado un tiempo, las circunstancias y el entorno de la pareja se han modificado, por ejemplo con la llegada de los hijos, y ya nada puede ser como antes. En casos como éste, es muy común que sea ella la que asuma la mayor parte de las responsabilidades y que él intente seguir conservando sus costumbres de soltero o de recién casado. Pero claro, esto no es justo para la mujer y se rebela exigiendo que él se haga cargo de su parcela de responsabilidad. Los maridos más desaprensivos no quieren entender esta coyuntura y protestan: “No sé de qué te quejas, si desde que nos conocemos yo siempre he sido así”.
Pero quizá la causa más común es que, muchas veces, las cosas no se aprecian igual a los 20 años, siendo una pareja libre y soltera, que a los 30, después de varios años de matrimonio. Y lo que en un principio podía resultar una locura encantadora -por ejemplo que él le llenara la casa de rosas para pedirle perdón por cualquier nimiedad- después, el mismo comportamiento, se califica como un derroche irresponsable e inmaduro, sobre todo cuando cada mes hay que hacer frente a varias obligaciones muy importantes.

Sin Comentarios

Vida de pareja

Escrito por en la pareja

Según un dicho popular, muchos matrimonios tienen problemas porque la mujer piensa que el hombre cambiará cuando se case y el hombre cree que la mujer no cambiará nunca…
Lo cierto es que no es raro encontrar esposas que, después de un tiempo de matrimonio, tratan de moldear al marido a su imagen y semejanza, intentando modificar incluso hábitos o pequeñas manías que, al principio de la relación, les resultaban muy atractivas.
El que esta, llamémosle costumbre, se dé más en las mujeres que en los hombres se debe, según algunos especialistas, a que para ellas la relación de pareja es fundamental en su vida. Por eso sueñan con que su compañero, piedra angular de su felicidad, se comporte y sea como desean. Los hombres, en cambio, aunque a veces también tratan de cambiar determinados aspectos de su pareja, lo hacen por otras razones, por ejemplo por celos. No les hace gracia que, una vez casados, su mujer resulte atractiva a otros hombres y empiezan a recriminarles las polleras cortas, los escotes o el que sea demasiado sociable, aunque probablemente esto fuera lo que más les llamó la atención de ella al conocerla.

Sin Comentarios

Miedo al compromiso

Escrito por en la pareja

En la actualidad, muchos hombres no están interesados en asumir la responsabilidad de ser padres, pese a que han contraído matrimonio y mantienen una estabilidad conyugal. En esta decisión intervienen ciertos factores que tienen que ver con su historia personal o familiar, por lo que necesitarán de ayuda profesional para superarlo. Otras veces se trata de una mala economía y las alternativas se reducen.
Tal vez en casa de sus padres tu esposo tuvo algunas limitaciones cuando era pequeño y ahora no quisiera que su hijo pasara por lo mismo; o posiblemente nunca disfrutó de la compañía de sus padres porque no tenían tiempo para atenderlo, o simplemente en su proyecto de vida no figura el tener descendencia.
Así que no debes sentirte mal: con tu apoyo y comprensión tal vez pueda superar sus temores y desear ser padre, pero si no se logra este objetivo, lo mejor es disfrutar de él y tratar de ser felices.

Sin Comentarios

Quedar embarazada

Escrito por en la pareja

ASEGURA EL EMBARAZO
♦ Si estás usando algún método anticonceptivo hormonal debes suspenderlo tres meses antes de buscar el embarazo.
♦ Si fumas, bebes o utilizas alguna sustancia adictiva, es necesario que también dejes de hacerlo tres meses antes, puesto que tienen efectos nocivos en los óvulos.
♦ Ingiere ácido fólico (vitamina Bg) a través de la alimentación o por medio de complementos, ya que este componente previene malformaciones del tubo neural.

Sin Comentarios

Tener una familia

Escrito por en la pareja

PARA TOMAR EN CUENTA
El deseo de tener un hijo debe ser compartido con la pareja, por ello es recomendable que se hable del tema mucho tiempo antes de la boda, para no enfrentarse posteriormente a la frustración de no poder ser madre. En ello tienen que ver las expectativas de ambos, lo que esperan de la relación y si se ven como una familia con niños.
Por esto es conveniente tener una comunicación franca y directa con la pareja, externarle lo que se busca, lo que se desea, siendo conciliadora y manteniendo una actitud abierta a sus opiniones e intereses.
No se trata de obligar al esposo a cumplir con el papel de padre que la sociedad le otorgó una vez que decidió casarse. Sino de establecer acuerdos en los que los dos se sientan bien y platicar sobre qué será lo mejor para su relación.

Sin Comentarios

Planificar un bebe

Escrito por en la pareja

LA IMPORTANCIA DE PLANEAR
Si el tema ha sido perfectamente analizado y ambos han llegado a la conclusión de que quieren tener un hijo, ¡adelante, háganlo!, no sin antes tomar en cuenta algunos aspectos que, la mayoría de las veces, se olvidan, y de los cuales depende que el embarazo sea todo un éxito.

♦ Lo fundamental para buscar la concepción de un nuevo ser es el fuerte deseo de convertirse en padres. Ambos deben acordar tener un bebé, ya que requerirá de cuidados especiales, comprensión, cariño y tolerancia, lo cual únicamente se cubre si los cónyuges están convencidos de querer un pequeño además de los requerimientos del nuevo integrante de la familia, que indudablemente serán muchos.
♦ Es fundamental considerar la salud de la futura madre. Se recomienda hacerse una revisión médica general por lo menos tres meses antes de planear la concepción.
♦ El ginecoobstetra José Luis Castro López señala que se debe checar que no existan alteraciones que puedan afectar al feto o a la madre, para corregirlas a tiempo. Durante esta revisión se observan antecedentes de enfermedades como diabetes, hipertensión, lupus u otro padecimiento de cuidado; se piden exámenes de laboratorio, y a veces, se realizan estudios genéticos.
♦ Es muy importante considerar la edad de la mujer, la cual no debe sobrepasar los 35 años ni ser menor de 20, ya que el riesgo de presentar un aborto o de que el bebé nazca con malformaciones es mayor; sin embargo, la “edad ideal” es entre los 25 y 30 años, cuando el organismo está plenamente preparado para darle vida a un hijo.

Sin Comentarios

El matrimonio

Escrito por en la pareja

LA MEJOR FORMA DE EXPRESARLO
El momento ideal para decirle a la pareja el interés que se tiene en ser madre es antes de casarse, en privado para no ser interrumpidos y cuando los dos estén tranquilos. “La mujer sabe perfectamente en qué momento su pareja estará abierto al diálogo, y es cuando debe plantearle su deseo, dejarle ver que puede ser un buen momento porque las circunstancias por las que atraviesan son óptimas, involucrarlo y escuchar su opinión respecto a la fecha en la que nacería y cuántos hijos le gustaría tener, es decir, involucrarlo como parte integral de la decisión, porque de este modo la paternidad se asume de manera positiva”, refiere la psicóloga Peredo.
Lo que nunca se debe hacer es referirse al tema como una obligación, ni como una necesidad de querer un hijo para fortalecer o afianzar los lazos del matrimonio.
Si la mujer obliga a su pareja a tener un bebé, su actitud será de rechazo, no sólo hacia ella, sino hacia el pequeño, y un hijo requiere de la atención y amor de los dos, no de reproches ni malos tratos.
Aunado a esto, la relación puede fracturarse de manera irremediable, pues la decepción del esposo al ser ignorada su opinión puede generar graves problemas, como distanciamiento o la temible infidelidad.
“Cuando la mujer anhela tener un hijo, quiere además que su esposo la apoye en su crianza. En un matrimonio nunca se piensa llevar una maternidad solitaria, así que ante tal decisión, es indispensable que ambos estén de acuerdo y comprometidos, de otra forma se corren grandes riesgos, y se puede terminar en una separación”, añade la terapeuta de familia y pareja.

Sin Comentarios

« Prev - Next »