Archivos para 'Accidentes y primeros auxilios' Categoría

¿Por qué se producen los atragantamientos?

¿Por qué se producen?
El pediatra Florencio de Santiago explica que “existe un paso que comunica las vías digestivas con las vías respiratorias. El organismo tiene un mecanismo reflejo por el cual las vías respiratorias se cierran cuando están pasando los alimentos; si este mecanismo falla, es decir, si no se cierran bien las vías respiratorias durante la deglución, se produce el atragantamiento“.
Puede suceder a cualquier edad, pero es más frecuente a partir de los seis meses y hasta los tres años. Tres factores son decisivos: la ausencia de molares para una buena masticación, falta de coordinación del reflejo de deglución y tendencia a llevarse todo a la boca.
¿Por qué a algunos bebés les ocurre con mayor facilidad que a otros? Es posible que presenten ciertas patologías relacionadas con una mayor vulnerabilidad a este problema.

Sin Comentarios

Los atragantamientos

A Lautaro le encantan las papas fritas. Desde que tenía ocho meses le dábamos una y se entretenía chupándola durante un buen rato. Un día nos llevamos un susto tremendo; de repente, empezó a toser y a congestionarse. Sin pensarlo, le metí la mano en la boca y saqué la papa”. “Tuvimos que ir a emergencias porque se tragó una moneda; menos mal que pasó a las vías digestivas y no le causó un atra-gantamiento”. “Estaba jugando y de pronto tuvo dos arcadas; de su boca salió una dimiñuta medita del autito de su hermano mayor”.
Estos sustos suelen ser frecuentes. La mayoría de las veces se quedan sólo en un pequeño sobresalto, pero entrañan un riesgo para el bebé. Hay que diferenciar los atra-gantamientos que se producen durante la alimentación y los que ocurren en forma accidental. Cuando el objeto tragado se queda en las vías respiratorias, obstaculizando el paso del aire, puede causar una asfixia si no se actúa con rapidez para que se expulse.

Sin Comentarios

Picaduras de aguas vivas

Picaduras de aguas vivas

Producen dolor y quemazón en la zona afectada y el tratamiento debe iniciarse lo antes posible y con sumo cuidado.
En algunas playas de la costa atlántica, abundan las aguas vivas, unos pequeños animales invertebrados que se pegan a la piel con sus tentáculos y provocan intensas molestias. Al principio causan dolor con quemazón, poco más tarde aparece un edema y una hinchazón como la que produciría un latigazo y, después, prurito. Conviene actuar pronto.

1. Quitar los restos de aguaviva que hayan quedado pegados a la piel, protegiéndose con unos guantes o, en su defecto, con la ayuda de cualquier prenda o de la toalla.
2. Limpiar la lesión con agua de mar, ya que el agua dulce reactiva los tentáculos y provoca más picazón.
3. Aplicar una pomada con corticoides. Si no se dispone de una, ir al puesto de primeros auxilios o acudir a una farmacia. Los resultados son mejores cuanto antes se trate la lesión.
4. Si el pequeño tiene dolor, podemos darle paracetamol (la aspirina podría aumentar la alergia). No conviene cubrir la lesión, pero hay que vestir al chico para protegerla del sol.

Sin Comentarios

Botiquin

EL BOTIQUÍN DOMÉSTICO
A fin de disponer de los elementos adecuados para poder efectuar los primeros auxilios, es conveniente contar con un botiquín doméstico en el que han de figurar, como mínimo, los elementos que a continuación se detallan:
•  Vendas estériles de diversos tamaños.
•  Vendas parafinadas para quemaduras.
•  Tiritas adhesivas y esparadrapo.
•  Algodón en rama.
•  Tabletas de analgésicos y antitérmicos.
•   Loción antiinflamatoria para picaduras de insectos.
•   Líquido antiséptico (alcohol, mercromina).
•   Un par de pinzas pequeñas de punta roma.
•   Un par de tijeras.
•   Un termómetro clínico.
Si se sabe cómo suministrar inyectables, en el botiquín se dispondrá también de jeringuillas y de aquellos medicamentos que habitualmente pueda necesitar el enfermo (por ejemplo, insulina en los diabéticos).

Sin Comentarios

La Pirotecnia

Prevención
Por lo que respecta a las armas de fuego, las medidas esenciales de prevención son las siguientes:
—Evitar que los niños puedan alcanzar con sus manos un arma de fuego. Esta, de haberla en un hogar, es absolutamente imprescindible que esté guardada en un sitio inaccesible y no visible para el pequeño.
—Instruir al niño acerca de lo que son las armas de fuego y de su peligrosidad.
—No usar armas de fuego en presencia de los niños o en lugares en donde éstos pueden aparecer repentinamente.
—Mantener las armas descargadas y con el mecanismo de seguro colocado.
—Las municiones deben guardarse en un lugar distinto al reservado para las armas.
—No hay que fomentar en el niño ningún espíritu bélico; antes al contrario, hay que instruirle adecuadamente sobre lo que constituye la violencia y sobre los conceptos de «defensa» y de «ataque».
Por lo que hace a la prevención en el manejo de petardos y otros explosivos, hay que tener en cuenta lo que sigue:
—No permitir que los menores de 14 años compren petardos. Si no han llegado a esta edad, tampoco hay que dejar que los manipulen, ni siquiera bajo la mirada vigilante de un adulto.
—Hay que asegurarse de que los petardos no contengan materiales como el fósforo blanco, que pueden producir quemaduras de gran entidad.
—Mantener lejos del alcance del niño cualquier clase de material inflamable explosivo (derivados del petróleo, butano, etc.).

Sin Comentarios

Pirotecnia

Accidentes producidos por armas de fuego y pirotecnia
Generalidades
En este apartado se incluyen las lesiones y accidentes producidos por el uso de armas de fuego, armas de aire comprimido y los ocasionados por el manejo de petardos y de ciertos materiales explosivos.

Se trata, por lo general, de accidentes poco frecuentes, pero que en su mayor parte revisten una especial gravedad debido a las lesiones, a menudo mortales, que producen.
No es habitual que el niño tenga armas de fuego a su disposición; no obstante, esto ocurre en los hijos de los aficionados a la caza y en los de aquellas personas que por su trabajo o por razones de de-fensa personal tienen armas de fuego en sus casas.

Sin Comentarios

Accidentes de transito

Conducta a seguir
De producirse un accidente de tráfico —por lo general, atrope-llamiento (por ejemplo, del niño que corre a buscar la pelota atravesando la calzada)—, es necesario identificar las eventuales lesiones y su entidad.
En todos los casos, debe recurrirse a la asistencia médica. Conviene no olvidar que, en muchas ocasiones, no aparecen lesiones ostensibles y, aun así, pueden haberse producido graves traumatismos de cráneo o de abdomen.
Si el accidente ha provocado fracturas, no hay que tocar el miembro o los miembros afectados, sino más bien inmovilizarlos hasta que llegue la asistencia médica.
Por último, siempre es obligatorio dar parte legal de los accidentes de tráfico.

Sin Comentarios

Prevencion accidentes de transito

Prevención
Con respecto a los accidentes que ocurren con el niño dentro del automóvil, conviene tener en cuenta las normas preventivas que a continuación se enumeran:
Los niños pequeños no deben viajar nunca en los asientos delanteros.
—Hay que emplear dispositivos de seguridad debidamente homologados y adecuados a la edad y peso del niño.
—Hasta los 9 meses, el bebé habrá de ir sujeto a una cuna especialmente diseñada para ello. Esta cuna, a su vez, también deberá estar sujeta al chasis del automóvil.
—Desde los 9 meses y hasta los 4 o 5 años de edad, el niño deberá ir sujeto en un asiento especial para él, debidamente acoplado, a su vez, al chasis del automóvil.
—Entre los 5 y los 10 o 12 años, los niños podrán utilizar un arnés que les sujete el tórax mediante dos tiras longitudinales, o bien ir sujetos con el mismo tipo de cinturón de seguridad que usan los adultos en combinación con un cojín adecuado a su talla.
—No se le debe permitir al niño que juegue con las manivelas de las ventanillas ni con los cierres de las puertas. Antes de emprender un viaje, hay que comprobar siempre que se han bloqueado las puertas con los seguros.
—No es conveniente conducir con niños demasiado excitados; en ocasiones, su comportamiento y su inquietud son causa de que el conductor se despiste y se produzca un accidente. En el interior del vehículo, los niños se han de mantener entretenidos y sosegados.
—Debe impedirse en toda circunstancia que el niño juegue con los dispositivos de mando, aun cuando el vehículo se halle detenido.
__Hay que enseñarle al niño a salir del automóvil sólo cuando
éste haya detenido completamente su marcha y por la portezuela correspondiente al lado de la acera.
Con respecto a la prevención de los accidentes que se producen con el niño fuera del automóvil, conviene tener en cuenta lo siguiente:
—Es necesario que el niño vaya siempre cogido de la mano de un adulto responsable. Bajo ninguna circunstancia hay que dejar que corra por sí mismo, ni aun cuando se circula cómodamente por la acera.
—Hay que procurar que los niños no utilicen la calle como espacio apto para el juego.
—Cuando el niño haya desarrollado convenientemente su capacidad de organización del espacio mediante los sentidos, es importante explicarle las normas elementales del tráfico (lo cual es válido también para el uso que, posteriormente, pueda hacer de la bicicleta): los derechos del peatón y de quienes circulan en automóvil, el funcionamiento de los semáforos, los lugares indicados para cruzar la calzada (pasos cebra), etc.

Sin Comentarios

Accidentes de trafico

Generalidades
En el medio urbano, cada vez más desarrollado, el tráfico rodado se ha convertido en un elemento que influye, tanto pasiva como activamente, en muchos actos de nuestras vidas, de modo que la educación vial del niño es fundamental para su seguridad y también para su futuro.

Los accidentes de tráfico pueden dividirse en dos grandes categorías:
—  Accidentes que se producen con el niño dentro del automóvil.
— Accidentes que se producen con el niño fuera del automóvil.

Sin Comentarios

Normas electricidad

Conducta a seguir
Ante una eventual electrocución, la primera medida a tomar es la de interrumpir el paso de la corriente eléctrica. Si ello no es posible, el socorrista deberá proveerse de un palo u objeto similar de material aislante y, colocado sobre una plataforma también aislante, tendrá que alejar la fuente eléctrica de la zona de contacto con el accidentado.
Si el niño permanece consciente y no parece presentar alteraciones de importancia, se le debe someter a un período de vigilancia durante dos días por lo menos, atendiendo a que no aparezcan síntomas neurológicos tales como pérdida de la conciencia, vómitos, temblores, etc.
Mientras se espera la llegada del médico de urgencias, si el accidentado está inconsciente se le extenderá, con la parte superior del torso y la cabeza ligeramente flexionados.
Si no respira o no presenta latidos cardíacos, habrá que practicar la reanimación.
De producirse quemaduras, hay que limitarse a cubrirlas con un poco de gasa estéril.
En todos los casos, debe llamarse a un centro médico de urgencias.

Sin Comentarios

« Prev - Next »