Archivos para 'La television' Categoría

Television

Escrito por en La television

LA INFLUENCIA EDUCATIVA DE LA TV
Un error tradicional en el que han incurrido muchos padres ha sido el de menospreciar el valor educativo de la televisión. La ¡dea de que en ésta sólo hay lugar para las banalidades está más extendida de lo que parece. Y, en cambio, se trata de una idea muy alejada de la realidad.
Piénsese, tan sólo, en los niños que crecieron antes de que la televisión llegara a sus hogares. Muchos jamás llegaron a conocer otro paisaje que el de su comarca, ni hombres de diferente raza o color que el suyo. Otros nunca vieron un microscopio o un quirófano y ni llegaron a sospechar que en el mundo se hablaran otras lenguas distintas a la que ellos empleaban.
En un estudio llevado a cabo hace unos años en Estados Unidos por el doctor Wilbur Schramm aparecieron conclusiones muy ilustrativas respecto de la influencia educativa de la televisión. Analizando las respuestas de seis mil niños, Schramm demostró que los alumnos más aventajados en la escuela eran telespectadores asiduos. A una demostración similar llegó una investigación del Gesell Institute conducida por la doctora Louise Ames. En la misma, se registró la mayor riqueza de vocabulario que manifestaban los niños habituados a ver la televisión en relación con los que no tenían esta costumbre.
El valor educativo que la televisión posee para los niños en edad preescolar fue puesto de realce también en una famosa encuesta efectuada en Francia por la Asociación de Telespectadores y Oyentes. Para un 85 % de los padres consultados, la televisión había aumentado el nivel cultural de sus hijos, y un 56 % deseaba una mayor frecuencia de programas culturales.

Sin Comentarios

Mirar tele

Escrito por en La television

Elección de programas
La elección de los programas está en relación con la edad infantil. Los buenos programas para niños no abundan y normalmente hay que contentarse con unos dibujos animados que no son de muy buena calidad o con películas que a algunos padres les pueden parecer de dudosa eficacia. La reciente aparición del vídeo permite solventar en parte este problema, por cuanto facilita una mayor capacidad de selección de lo que se quiere ver en la televisión.
Una cuestión realmente difícil de evitar es la de la violencia en la televisión. Accidentes, secuestros, asesinatos y catástrofes desfilan cotidianamente por la pequeña pantalla, sin que se sepa, a ciencia cierta, de qué manera pueden afectar el comportamiento infantil. Los padres pueden optar por una censura estricta de los temas violentos, eligiendo programas apropiados para la edad del niño. Si no optan por esta vía, es necesario que expliquen a sus hijos lo que está ocurriendo en la pantalla y por qué. La reaüdad y la fantasía no están diferenciadas todavía en la edad infantil y es preciso contribuir a esta diferenciación, ya que no es lo mismo la muerte, por ejemplo, de un cow-boy o de un indio en el escenario ficticio de una película del Oeste, que la muerte real de un ciudadano anunciada en un espacio de telenoticias.
Por último, no hay que obligar nunca a un niño a ver un programa de televisión que no le interesa, o que interesa a sus padres pero no a él. La utilidad que tiene la televisión para los niños se pierde en estos casos.

Sin Comentarios

Ver la television

Escrito por en La television

Precauciones a tener en cuenta
Para evitar este último aspecto, es necesario que el ocio se reparta entre diversas actividades. La televisión debe tener su lugar en la vida del niño, como lo tienen el dibujar, el saltar y el correr, el oír música o el leer cuentos. Lo que resulta perjudicial es que el niño consuma todo su tiempo libre sentado frente al televisor, cosa que por desgracia ocurre a menudo. En España, el número de horas que los niños dedican a ver la televisión presenta índices muy altos y, en consecuencia, alarmantes. Los padres tienen que plantearse muy seriamente esta cuestión.
En primer lugar, tienen que decidir cuánto tiempo están dispuestos a compartir con sus hijos. Lo que quiere decir jugar con ellos. Y en segundo lugar, han de desterrar la práctica, tan extendida, de considerar la televisión como una especie de «canguro» que mantiene quietos a los chicos.
Otra costumbre que hay que desechar es la de mantener encendido el televisor con el fin de «tener compañía», o porque se está aburrido, o simplemente por pura inercia. Hay que mirar la televisión con espíritu crítico y manejarla siempre de forma selectiva, para no caer en la mera actitud pasiva.
Si los niños son mayores, los padres deben estimularlos a que ellos mismos elijan sus programas. No es recomendable la idea de racionamiento que algunos adultos practican con sus hijos. Una cosa es limitar el tiempo que se consume delante del televisor. Otra muy distinta fijar «dosis» rígidas de consumo, que. paradójicamente, crean el efecto contrario: una mayor avidez televisiva por parte de los niños.
Si éstos tienen menos de 6 o 7 años, es conveniente no dejarlos solos viendo la televisión. El padre, la madre o el familiar que acompañe al niño puede explicarle entonces qué es lo que está ocurriendo en la pequeña pantalla. Este papel mediador es muy necesario porque fomenta la distancia con respecto al medio televisivo y habitúa al niño a la crítica. El problema que plantea siempre la televisión es que constituye una manera solapada de abandonar a los niños. La adicción televisiva es, en la mayoría de ocasiones, una compensación por la falta de afecto que el niño resiente.

Sin Comentarios

La television

Escrito por en La television

LA TELEVISIÓN
Al igual que el automóvil, la radio o los ordenadores, la televisión es un elemento fundamental de la cultura de nuestro tiempo. De ahí que suponer que la vida familiar sería mejor sin la presencia en casa de la pequeña pantalla sea un contrasentido. Los padres que rechazan la televisión y se niegan a adquirir un televisor no por eso evitan la influencia del medio en sus hijos. A través de sus amigos, éstos
están al corriente de los programas televisivos. Si a un niño de hoy en día se le privara por completo de la televisión, tendría serias dificultades para entender buena parte del lenguaje, de las fantasías y de los juegos propios del grupo. Es necesario, pues, aprender a convivir con la televisión, considerándola como un medio que proporciona cierto tipo de actividades interesantes. Hacer un buen uso de este medio es la única manera de evitar el control y la tiranía que puede ejercer en la vida de los niños.

Sin Comentarios