Archivos para 'Los deberes escolares' Categoría

Deberes

Escrito por en Los deberes escolares

Nunca le haremos los deberes a nuestro hijo.

Nunca debemos usar los deberes como penitencia. Esa es la mejor manera de enseñarles que los deberes son un castigo y algo a deplorar.

Nunca debemos insultarlo ni humillarlo ni amenazarlo por su dificultad para la tarea.

Si estamos particularmente irritables, sea por lo qué sea, no nos involucremos en la tarea de ayudar en los deberes. Sólo hagámoslo si somos capaces de mantener el clima de trabajo armónico necesario.

Si el niño debe utilizar todo el tiempo libre que le deja la escuela en los deberes, y no puede jugar ni relajarse nunca, algo está pasando que necesita solución. Los deberes no pueden ocupar más que un rato razonable que no le impida al niño cumplir con otro tipo de actividad tan o más importante: tener tiempo libre, interactuar con pares o con su familia, o jugar solo, o escuchar música, es decir poder tener un tiempo sobre el cual él decide cómo utilizarlo.

Tampoco pueden los deberes ni el rendimiento escolar ser el tema familiar. El niño es mucho más que un alumno, y su vida y su persona están plenas de otras áreas más interesantes. ¡Busquémoslas!

Sin Comentarios

Estrategias de aprendizaje

Escrito por en Los deberes escolares

Cuando los niños avanzan en sus estudios y llegan al liceo o a facultad importará mucho más que tengan incorporadas estrategias de trabajo eficaces que que recuerden, sin chistar, las raíces cuadradas o los verbos irregulares. Y eso se va aprendiendo desde chiquitos y podemos ayudarlos a hacerlo. Por ejemplo, una buena costumbre es enseñarles a preguntarse “¿tengo todo lo necesario?”, antes de empezar a trabajar. Eso les ahorrará levantadas y distracciones perturbadoras. Una vez que tienen todos los útiles pueden enfrentar la tarea. Primer paso: leer las instrucciones (sí es necesario o el niño es chico hacerlo en voz alta) hasta asegurarse que se entendió claramente lo que se pide. Recordar luego cómo se resolvieron trabajos parecidos realizados antes. ¿Servirá hacerlo igual? ¿O tiene algunas características diferentes? Puede ser de buena ayuda, pensar en voz alta y darse instrucciones para hacer la tarea. Si ya sabemos cómo hacerlo, ¡lo hacemos!
Es bien importante enseñar a los niños a revisar lo que se hizo para asegurarse que está bien o para corregir si se detecta algún error. Quien sabe hacer esto y lo hace sistemáticamente tiene muchísimas más chances de que las cosas le salgan bien.

Sin Comentarios

Tareas

Escrito por en Los deberes escolares

La elección del momento y del lugar físico donde se hacen los deberes es muy importante. Los deberes deben hacerse en un lugar tranquilo y confortable, donde haya pocas cosas que puedan distraer la atención del niño. Es muy importante que no hayan cerca ni televisores, ni juguetes, ni video juegos, ni otros niños jugando, ni nada, por cierto, que compita de manera tan desleal con la tarea. En cuanto al momento ideal de hacerlos puede ser variable y, por supuesto, debemos escuchar la preferencia y/o necesidad de cada niño y buscar que ésta armonice con las necesidades de la familia. Puede ser acordado con él el horario que se destinará a la tarea, llegando a un arreglo razonable que se cumplirá como se cumplen todos los arreglos. Este es un tema que debe establecerse una vez y por mucho tiempo: no nos embarquemos en la desgastante discusión diaria sobre la hora de los deberes.

Sin Comentarios

Tareas de niños

Escrito por en Los deberes escolares

Es la responsabilidad de los niños la que queremos educar y sus conocimientos los que queremos reforzar, aumentando a la vez su sentido de autonomía y de competencia. El objetivo no es complacer a la maestra con una tarea hermosa y perfecta, si ésta lo que refleja es el trabajo de los padres y no el del niño.
Esto no significa desentenderse y desinteresarse de la tarea sino adoptar una actitud de estímulo y apoyo hacia la tarea y el esfuerzo independiente del niño. Mirar lo que ha hecho, estar disponible para ayudarlo a buscar respuesta a alguna duda que tenga es una manera de apoyar, desde el principio, su capacidad de aprender y cumplir independientemente.
Si es que aparece una dificultad concreta en realizar una tarea la mejor ayuda puede ser enseñarle a
buscar en ejercicios o tareas anteriores que sean semejantes a la que le está resultando difícil. Así se aprende a pensar, a solucionar problemas y a ser independiente. Si la dificultad no puede ser solucionada y el niño no puede hacer el deber por ese motivo, ayudémoslo a aprender a pedir ayuda: al día siguiente le explicará a la maestra su dificultad y ésta le explicará lo que no había entendido. El niño tiene derecho a que le expliquen hasta que entienda, y debemos enseñarle que ese es otro derecho a conocer y defender.
Si, por muy diversos motivos, el niño realmente precisa una ayuda a la hora de hacer los deberes, mi sano consejo es que esa tarea la haga alguien que sepa hacerlo y que no. sea la mamá ni el papá. Hay muy buenas maestras dispuestas a la tarea, que también deberán estimular el trabajo autónomo e independiente y no transformarse en “muletas” del niño.

Sin Comentarios

Tareas escolares

Escrito por en Los deberes escolares

La finalidad con la cual los maestros mandan deberes para hacer en la casa es la de aumentar el aprovechamiento de los conocimientos recién adquiridos así como promover el sentido de la responsabilidad y que el niño aprenda a trabajar solo.
Sin embargo, con mucha frecuencia vemos cómo esas metas tan nobles no sólo no se cumplen sino que el tiempo de hacer los deberes se transforma en un tiempo de franco malestar familiar, donde abundan los enojos y los desencuentros. En otras ocasiones, vemos que el hacer los deberes es una excusa para estructurar una indeseada dependencia del niño con la madre o el padre, sin los cuales parece no poder realizar tarea alguna.
Tal como está armada nuestra sociedad actual, en la mayoría de los hogares, la tardecita se vuelve la hora del reencuentro familiar luego de una larga jornada de trabajo. Ese tiempo es muy valioso y debe ser aprovechado y disfrutado al máximo para la vida familiar. Invertirlo sistemáticamente en hacer los deberes con el hijo distorsiona los vínculos y el clima familiar.

One response so far