Archivos para 'Los juguetes' Categoría

Jugar con los niños

Escrito por en Consejos,Los juguetes

Necesitan que juguemos con ellos
Todos admitimos sin objeción que, para los chicos, jugar es algo fundamental. Lo que no todos los padres ven con tanta claridad es la importancia de que ellos participen en el juego de sus hijos. No queremos decir que los hijos no deban jugar también solos o con otros chicos: por supuesto que sí. Pero igualmente necesitan que las personas que más quieren y más significan para ellos -sus padres- tomen parte en su actividad más importante; que les demuestren, día a día, su amor e interés por ellos participando de sus risas y sus fantasías.
Jugar con los hijos no es algo para hacer cuando se pueda, porque entonces será casi nunca o demasiado poco (esto se aplica también para los papas). Se trata de un quehacer esencial y así debe figurar en nuestra distribución del tiempo, aunque éste sea más bien escaso en nuestros días. Debe ser una actividad, si no diaria, que sería lo ideal, al menos de una frecuencia regular y suficiente, con un lugar preferente en nuestra agenda, por apretada que ésta sea.
También es importante dejarles la iniciativa a los chicos, sin imponer nuestros gustos ni nuestras manías. Tomarse el asunto en serio (es decir, hacerse el payaso, correr, gritar…) y saber estar a la altura (es decir, bajar al nivel del piso).
Cuanto más chiquitos son, más necesitan de los grandes para entretenerse. No obstante, desde muy temprano se los puede preparar para jugar solos, dejándoles que algunos ratos exploren por su cuenta, sin intervenir cuando vemos que disfrutan. Así conseguiremos que, a los cuatro o cinco años, ya sepan jugar solos durante un buen rato, aunque eso no nos autoriza a renunciar. Siguen necesitando que les dediquemos una parte de nuestro tiempo para divertirnos con ellos, mostrándoles así nuestro amor y fortaleciendo las bases de la confianza.

Sin Comentarios

A mi hijo le gusta jugar con muñecas…

Escrito por en Los juguetes

A mi hijo le gusta jugar con muñecas
No es nada raro que a un nene le gustejugar con muñecas y ollitas (tampoco lo es que a una nena le gusten los camiones y tractores). No hay que ridiculizarlo
por eso, como tampoco hay que aplaudirlo. Lo importante es que tenga variedad de juguetes (las muñecas pueden convivir perfectamente con los autitos). Esa es la clave: que tanto varones como nenas dispongan de entretenimientos de todo tipo, y no sólo de los que se consideran típicos de su sexo.
Por otro lado, a esta edad, en que la identidad sexual aún se está formando, es fundamental que el padre, o la persona que cumpla esta función, ofrezca a tu hijo un modelo masculino con el que se pueda identificar.

Sin Comentarios

Juegos juguete

Escrito por en Los juguetes

Juguetes de los tres a los cinco años

En esta época, la de la edad preescolar, el niño empieza a asistir a una escuela maternal. Es recomendable que los padres presten atención a los juguetes con que cuenta la misma y que sepan, por tanto, a qué juega su hijo.
Además de los tipos de juguetes ya mencionados, conviene adquirir en esta edad aquellos que estimulan el desarrollo del lenguaje. El juego ya es de cooperación, por lo que son interesantes los juguetes que. como los aeropuertos, garajes, ciudades en miniatura, o teléfonos, marionetas, títeres, etc., crean «situaciones» para el intercambio verbal.

Sin Comentarios

Juguetes para niños

Escrito por en Los juguetes

Juguetes del tercer año
Época de afirmación de la propia individualidad, el período que va de los dos a los tres años conlleva la plasmación del juego “simbólico, así como el inicio del juego paralelo.
El desarrollo de la capacidad simbólica concede preponderancia, en las preferencias infantiles de esta época, a muñecos, animales y objetos similares. La elección de un muñeco varía según el gusto de cada niño. No obstante, si es el primero que se adquiere, conviene que su tamaño no sea muy grande, de manera que el niño pueda abrazarlo con facilidad. Las muñecas con aspecto de mayores es mejor adquirirlas en años sucesivos.
Triciclos, bicicletas, patinetes, columpios… Hay un largo etcétera de juguetes apropiados para el desarrollo muscular del tercer año (siempre que se utilicen bajo la supervisión de los adultos), a los que deben añadirse los ya mencionados en el apartado anterior.
Los bloques o módulos que permiten la construcción de pilares, torres y casas son muy recomendables. Se trata de un juguete que exige al niño precisión en sus músculos, coordinación entre sus manos y ojos, concentración y perseverancia. Estos juguetes, de indudable valor educativo, son muy valorados por los pequeños.
En esta edad, es apropiada la introducción de lápices, colores de cera, cola (no tóxica), tijeras (de punta roma) y papel. Dibujar es una forma expresiva mediante la cual el niño libera su imaginación, se divierte y desarrolla la psicomotricidad fina de los dedos de la mano. La pintura y la pasta para modelar pertenecen al mismo capítulo de actividades lúdicas.
Los juguetes rítmicos y musicales —tambores, címbalos, triángulos— constituyen otra posibilidad, y es interesante la adquisición de un espejo irrompible, pues estimula al niño a tomar conciencia de su identidad.

Sin Comentarios

Juguetes bebes

Escrito por en Los juguetes

Juguetes del segundo año
Los juguetes de esta época deben estar en relación con el hecho de que el niño empieza a andar. Deben estimular por tanto su capacidad de exploración activa y su desarrollo sensorio-motor.
Los juguetes que ruedan, como las pelotas, balones, muñecos con ruedas, etc., cobran un especial interés cuando el niño empieza a desplazarse y es capaz, por tanto, de seguirlos. Una vez que el andar se ha consolidado aparece el momento de adquirir juguetes para arrastrar y empujar: camiones, cochecitos, carretas, barcos con ruedas… Cualquier objeto sirve para jugar con la condición de que sea rodante. Hay que asegurarse, con todo, que no vuelquen con facilidad, y que si se trata de juguetes para empujar, las asas sean lo suficientemente sólidas.
Dada la incesante actividad motora del niño que ya ha aprendido a andar, en general es recomendable cualquier juguete que favorezca el saltar, trepar, correr, gatear, etc. Los juegos al aire libre son indispensables, y particularmente el jugar con tierra y con agua: palas, cubos, camiones volquete, cajas y, en fin, toda clase de recipientes que permitan llenar y vaciar son convenientes.
Hacia el año y medio se pueden introducir juguetes que estimulan el desarrollo de la inteligencia. Están indicados en este momento los objetos que se ensamblan unos con otros, como cajas con agujeros para encajar piezas, muñecos con clavijas de inserción, sencillos rompecabezas, tazas que se introducen unas dentro de otras, cubos que se apilan, etc.

Sin Comentarios

Juguetes 1 año

Escrito por en Los juguetes

Juguetes del primer año
En este período, que va desde el nacimiento hasta que el niño comienza a dar los primeros pasos, los juguetes deben contribuir a la estimulación sensorial, en particular al desarrollo de la aptitud de fijación visual y de la capacidad para alcanzar y asir objetos. La manipulación de los objetos es fundamental, pues el bebé experimenta sin cesar con todo lo que forma su entorno.
Son muy adecuados los juguetes oscilantes y giratorios, como los colgantes móviles que se suspenden en la cuna, en el parque infantil o en ei cochecito, las campanitas que tintinean, los pequeños tiovivos, etc. Los sonajeros, las cajitas de música y en general los juguetes que estimulan el sentido del oído deben figurar en el repertorio de juguetes de esta época. Sin olvidar los animales de peluche, que permiten ser acariciados, y todos aquellos juguetes que, con un material apropiado, pueden ser mordidos, estrujados, etc.
Además de estos juguetes y otros similares, no hay que olvidar que el bebé juega con sus manos y sus pies, es decir, con los movimientos de su propio cuerpo. Y que una de sus actividades lúdicas preferidas es el baño. Los juguetes que flotan en el agua son también por ello muy indicados.

Sin Comentarios

Juguetes infantiles

Escrito por en Los juguetes

Características precisas
En líneas generales, un juguete debe tener las siguientes características:
1. Ser inofensivo. Sus materiales de recubrimiento no tienen que ser tóxicos. Sus bordes no deben ser cortantes y en caso de romperse no debe formar astillas o quebrarse en trozos que puedan lastimar al niño. Para los bebés, los juguetes deben ser lavables.
2. Su duración ha de ser larga. Esto quiere decir que los juguetes de metal sólido y de madera tienen preferencia por encima de los de plástico u otros materiales más endebles.
3. Debe ser divertido. Por más educativo que sea, si un juguete no divierte, más vale reemplazarlo por otro. Jugar es siempre una actividad placentera.
4. Cuanto más pequeño sea el niño, más grande debe ser el juguete. Para un niño de corta edad, la manipulación de objetos de mayor volumen es más fácil, debido a que su psicomotricidad fina se halla todavía poco desarrollada.
Los juguetes, como se ha dicho, deben adaptarse a la edad del niño. A continuación, se indican los juguetes y los materiales de juego más aptos, en función de las distintas etapas de crecimiento durante la primera infancia.

Sin Comentarios

Juguetes

Escrito por en Los juguetes

LOS JUGUETES
En el momento de adquirir juguetes para los hijos, los padres deben tener en cuenta que lo primordial es el juego y que aquellos son simplemente medios auxiliares. En otras palabras, los niños no dejan de jugar aunque no dispongan de juguetes, de manera que éstos cumplen tan sólo una función que facilita el juego, pero no son el juego en sí.
Definido de la forma más amplia posible, un juguete es cualquier objeto con el que el niño puede jugar. Los juguetes más simples son a veces los más válidos, pese a que a los adultos les parezca lo contrario. La influencia de la publicidad es en este sentido tan fuerte que se ha llegado a la convicción de que los juguetes mecanizados son los más aptos, los que más gustan y divierten a los niños. Pero nada más falso.
La capacidad del niño para inventar juegos con los juguetes más sencillos e incluso con los materiales más inverosímiles no tiene límite. De modo que lo importante, en el momento de comprar un juguete, no es su sofisticación, sino el hecho de que contribuya a despertar la imaginación y a desarrollar la capacidad simbólica del niño. Si éste es capaz de obtener diversión de una manera activa, será creativo y esto le ayudará en gran manera a resolver sus problemas cotidianos. Si. por el contrario, se acostumbra a jugar tan sólo con juguetes mecanizados en los que su grado de participación es escaso, lo más probable es que cuando llegue a la adolescencia necesite que le sigan divirtiendo y que su creatividad se halle muy inhibida.
Los padres tienen que aprender a comprar juguetes, desconfiando de la presión comercial de la publicidad. En primer lugar, deben adquirir juguetes que se adapten a la edad de su hijo, que estén en adecuada relación con su nivel de desarrollo evolutivo. Y. acto seguido, han de valorar si el juguete le gustará o no al niño, pues éste, como cada persona, tiene sus preferencias.

3 responses so far