Archivos para 'Puesta de Limites' Categoría

EL CASTIGO VIOLENTO

Escrito por en Como hacerlo

Ya vimos cómo el castigo violento es una realidad en nuestra sociedad. Expresamente vamos a dejar de lado aquí todas las consideraciones éticas que el tema merece, y vamos a detenernos en el lado técnico del asunto. Desde este punto de vista, la utilización del castigo violento tiene muchas desventajas.
Si bien es cierto que el castigo violento suprime en lo inmediato la conducta castigada, no cumple con el verdadero objetivo de la puesta de límites: no enseña cuál es la conducta adecuada que debería sustituirla.
La persona que aplica castigos violentos rápidamente es asociada emocionalmente con el castigo y su sola presencia, a veces, sirve para que el niño “se porte bien”. Claro que, cuando no está presente, todo vuelve al punto cero, porque el niño no aprendió a portarse bien, sino a evitar el castigo violento. Cuando éste no es una amenaza real, el niño no ha incorporado nada bueno para sustituir lo que no queremos que haga. Niños acostumbrados a ser controlados por el castigo se transforman en seres que necesitan siempre un control externo a ellos que los controle ya que no desarrollan sus propios controles.
El castigo violento le enseña al niño un modelo violento de reacción. Niños castigados son niños que responden de manera agresiva frente a frustraciones y dificultades.
El castigo violento produce muchas consecuencias emocionales indeseables en el niño: resentimiento, humillación, baja autoestima, miedo, rabia, tristeza. ¿Estamos dispuestos a pagar ese altísimo precio?

Sin Comentarios

HABLEMOS CLARO

Escrito por en Como hacerlo

Es muy importante que a los niños les quede claro qué es lo que se espera de ellos. Para lograrlo primero es necesario que nosotros lo tengamos claro y luego que sepamos expresarlo adecuadamente.
Frases del tipo “Pórtate bien“, no significan nada: probablemente portarse bien para los adultos sea bien diferente de lo que puede ser para un niño. Sustituyamos esas exhortaciones vagas por otras claras y comprensibles, “no le pegues a tu hermano”, “no subas con zapatos a la cama”, “lleva tu plato a la cocina cuando termines”.
Otra manera de pedir equivocada es la de hacer preguntas en lugar de decir lo que queremos. Por ejemplo, todos alguna vez habremos dicho: ¿en qué idioma tengo que decirte que no pises la toalla?, o ¿cuántas veces te tengo que decir que ordenes tu cuarto? Lo que queremos no es que nos respondan esas preguntas, pero si las hacemos nos exponemos a que lo hagan, sin haber conseguido lo que realmente queríamos.
Logremos un estilo de comunicación franco, claro, conciso y razonable.

Sin Comentarios

ESTIMULAR LO ADECUADO MÁS QUE CASTIGAR LO INADECUADO

Escrito por en Como hacerlo

A “portarse bien” se aprende. No es algo que se traiga incorporado de nacimiento. No comerse las frutillas de arriba de la torta, ni ponerse a cantar fuerte si nos aburrimos en una ceremonia son cosas que nay aprender y, a veces, con mucho esfuerzo.
Como todo aprendizaje, se rige por algunas leyes que están bien estudiadas, en las cuales nos detendremos ahora. Digamos sí que un niño que aprende que con su conducta inadecuada consigue lo que quiere seguirá manifestando la conducta equivocada. Por ejemplo: niños que consiguen lo que quieren con rabietas, o con malos modos o amenazas; o niños a los cuales no se les presta ninguna atención cuando hacen las cosas bien y se les atiende solamente cuando hay que rezongarlos.
Tenemos que acostumbrarnos a violar esa tendencia natural que tenemos los padres uruguayos de ser inspectores de errores y defectos”, y aprender a detectar lo que hacen razonablemente bien y hacerlo notar. ¿No es más frecuente que rezonguemos con el desorden del placar que felicitemos porque el placar está dentro de lo aceptable? Un padre/madre que aprende a prestar atención a lo positivo y a estimularlo adecuadamente, tendrá un hijo más seguro de sí mismo, con mejor autoestima y que, además, será más receptivo cuando sea necesario señalarle alguna conduce inconveniente. Un padre/madre rezongón, censor perpetuo, detector de fallas y errores tendrá un hijo temeroso, inseguro, con baja autoestima, resentido, que pronto empezará a hacer “oídos sordos” frente a la habitual monserga paterna o materna.

Sin Comentarios

LOS INGREDIENTES PRINCIPALES: COHERENCIA Y FIRMEZA

Escrito por en Como hacerlo

La coherencia debe conseguirse en primer lugar con nosotros mismos: lo que pedimos debe ser coherente con nuestros valores, con nuestra forma de pensar y de actuar. Nuestros límites no pueden variar dependiendo de nuestro estado de ánimo, nuestro cansancio o la presencia de algún extraño.
Es buena cosa, asimismo, que exista una coherencia básica entre todos los responsables de ponerle limites al niño. Esto no significa que madre y padre se transformen en robots idénticos, pero si que se compartan los objetivos y las reglas básicas. A veces esto se complica cuando son más las personas responsables: abuelas, empleadas. Convencerlas de que forman parte de un equipo que busca lo mejor para el desarrollo del niño es un buen paso previo para que acepten sugerencias.
La firmeza va de la mano con la coherencia: si estamos convencidos de algo, lo mantenemos no importa a cuánta presión estemos sometidos.
Un niño sometido a puesta de límites coherentes y firmes es un niño que sabe qué es lo que puede esperar, que siente seguridad en su entorno. De esta manera puede anticipar, pueda prever las consecuencias lógicas que su conducta le va a traer y crece con la invalorable sensación de saber lo que está pasando.

Sin Comentarios

LAS EXPLOSIONES EMOCIONALES

Escrito por en Actitudes a evitar

Idealmente, la puesta de límites debe ser hecha en un buen estado de ánimo. No es necesario estar furiosos ni desesperados. Esto se vuelve más posible si tomamos los “errores” de los niños como eso, exactamente: como errores esperables en todo proceso de aprendizaje, errores que debemos ayudar a que se corrijan. Si por el contrario, interpretamos los errores como actos voluntarios dirigidos en nuestra contra (“me rompió 2 platos”, “no me hizo caso”, “me trajo malas notas”), reaccionamos emocionalmente de acuerdo a estas interpretaciones y es entonces que nos ponemos furiosos, nos desbordamos y la supuesta “puesta de límites” se transforma en una descarga violenta de nuestras emociones, que pierde de vista objetivos y métodos.
Totalmente nefasta es la costumbre de “dejar pasar” una y otra vez cosas que nos molestan o que consideramos incorrectas. Puede ser una postura activamente permisiva o una actitud cómoda o aun negligente. El problema se complica cuando en la enorme mayoría de los casos, esa persona que no reaccionaba “explota” y descarga todas sus emociones en una crisis de la cual el niño es la víctima.

Sin Comentarios

EL ETIQUETADO

Escrito por en Actitudes a evitar

Es una tendencia muy frecuente el etiquetar a los niños por su comportamiento: si se le cae el vaso es un torpe, si dejó la ropa tirada es un desprolijo, si no supo atender el teléfono es un inútil. Es bueno recordar que, lo que el niño hace, no es lo que el niño es.
El concepto que el niño se va formando de sí mismo, desde etapas muy precoces, depende en gran medida de la imagen propia que ve reflejada en las personas significativas de su entorno. Lo que pensamos que es, lo que le decimos que es, influirá de manera importante en lo que finalmente sea. Si lo “etiquetamos“, le estamos diciendo que eso es y será así, que no se puede cambiar. La etiqueta trae implícito el concepto de inmutabilidad.
Sería bueno, entonces, tratar de modificar esta tendencia al etiquetado que trae consecuencias concretas tan nefastas en el autoconcepto y que obstaculiza tan claramente la posibilidad de cambio. Aprender por ejemplo a pedir que ordenen el cuarto sin etiquetar de “desordenados”, a crear el hábito del baño sin etiquetar de “sucios”, etc.

Sin Comentarios

ENTENDER NO SIGNIFICA PERMITIR

Muchas veces podemos comprender los motivos por los cuales un niño se está comportando de manera indeseable. Puede que teniendo una rabieta quiera llamar la atención en un momento en que su hermano concita el interés familiar, o puede ser que le pegue a su madre porque está muy triste. Es muy importante tratar de entender por qué un niño hace lo que hace, pero encontrarle una explicación no significa que debemos permitir o estimular que exprese sus muy legítimas emociones de una manera inadecuada. Entender sirve para ayudarlo a conocer sus emociones y a expresarlas de la manera adecuada. No está mal estar triste, ni celoso ni enojado. Es muy bueno aprender a percibir y a permitirnos todas las emociones. Pero también es imprescindible aprender a expresarlas adaptativamente. Es decir, que aunque entendamos por qué un niño está haciendo lo que está haciendo, nuestra obligación es limitar lo inadecuado y enseñarle la manera adecuada de expresarse.

Sin Comentarios

EL VAPULEADO CONCEPTO DE AUTORIDAD

La familia, como todo grupo humano, tiene roles diferentes con funciones diferentes. En una familia que tiene un funcionamiento sano, estos roles van teniendo modificaciones que acompañan la evolución de sus integrantes: aparecen nuevos miembros; los que están, crecen, maduran, adquieren nuevos derechos. Sin embargo esta flexibilidad deseable debe construirse sobre algunas bases estables, como lo es sobre quien está depositada la autoridad. Y en esto no pueden haber dudas jamás: la autoridad es una función parental. Autoridad que marca rumbos y que da seguridad. No esa autoridad que es autoritarismo, violenta, arbitraria, irrespetuosa, que busca obediencias ciegas, sino autoridad firme, cálida, cargada de valores democráticos: la búsqueda permanente de la justicia y del respeto de los derechos individuales… aun de los niños.
A veces confundimos poder con autoridad. El poder es algo que depende de nuestra transitoria situación jerárquica superior como padres. A medida que el hijo se va independizando, el poder se va perdiendo. La autoridad es un mito, que se elabora sutilmente, desde etapas muy precoces y que perdura más allá del poder.
Cumplir con la palabra dada, en la buenas y en las malas; no apelar a terceros para lograr lo que nosotros queremos (“cuando venga tu padre le voy a contar”,”¿y si le cuento a la maestra?”, etc.) son algunas de las formas que ayudan a elaborar el concepto de autoridad.
Un niño que va aprendiendo lo que es la autoridad en su hogar, luego puede reconocerla y aceptarla en sus maestros y en las normas sociales de convivencia.
Padres autoritarios tienen hijos débiles o que aprenden a transgredir las normas. Padres con autoridad bien ejercida tendrán hijos que sabrán respetar y hacerse respetar.

Sin Comentarios

DEBEMOS TENER EN CUENTA LA ETAPA DEL DESARROLLO EN QUE ESTA NUESTRO HIJO

Una primera regla de oro es que no podemos esperar del niño algo para lo que aún no está preparado, o que va contra las características de la etapa que está atravesando. Seguramente a ninguno de nosotros se le ocurriría esperar que un bebé de tres meses hable. Sabemos que no lo puede hacer por que no llegó al nivel de desarrollo suficiente. Con otros tipos de conducta los padres no somos tan racionales, y a veces exigimos de nuestros niños conductas que no están prontos para emitir. No podemos esperar que un lactante adquiera el control esfinteriano porque es verano o porque estamos de vacaciones sino cuando esté fisiológica y cognitivamente maduro para hacerlo. De la misma manera, sería poco realista esperar que un pre-escolar no fuera para nada agresivo, o que un adolescente tuviera una adhesión irrestricta a nuestro estilo de pensar y hacer. Es decir entonces que es necesario conocer las características de la etapa en que está nuestro hijo para poder entender mejor el significado de su comportamiento, y poder tener expectativas realistas.

One response so far

Objetivos de la puesta de límites

Escrito por en Puesta de Limites

Empecemos por preguntarnos qué debemos pedir de un estilo de disciplina. ¿Lograr que los niños se comporten como muñequitos a control remoto? ¿Lograr ser sus amigos más que padres, y permitir que expresen lo que les dicte su deseo? Ni una cosa, ni la otra. Somos padres y tenemos la gigantesca responsabilidad de educar a otros seres humanos, con los cuales nos une una particular relación afectiva. Pero son otro ser humano, diferente a nosotros aunque se nos parezca y que tiene el derecho de tener padres que le enseñen las reglas de la vida en un contexto de cariño y firmeza que le permitan desarrollarse saludablemente.
Un estilo de disciplina adecuado debe lograr que los niños aprendan a ser responsables de su propio comportamiento, sin necesitar una figura punitiva al lado que los controle. No sirve que los niños se queden quietitos porque los estamos mirando con mirada amenazante. En cuanto nos vayamos harán lo que no deben. Asustándolos, amenazándolos, no desarrollamos su autocontrol.
Tenemos que encontrar la manera en que hagan lo que deben como una elección personal. Es una muy buena cosa que puedan tomar sus propias decisiones, sobre la base de la anticipación de las consecuencias que su conducta puede traerle.
Cuando ponemos límites a nuestros hijos, no es para lograr dormir la siesta un domingo ni para quedar como reyes delante de nuestros amigos, sino para enseñarle el orden natural de los sucesos en la vida. Un niño que crece creyendo que puede hacer lo que quiere, no va a poder funcionar bien en el mundo de verdad. Se transforman en “tiranos de pies de barro”: parecen muy fuertes en la casa en donde sus deseos son órdenes, pero se “derriten” en el mundo de verdad en donde hay que aprender a negociar y a defender adecuadamente nuestros derechos y donde, muchas veces, nuestros deseos quedan postergados.

Sin Comentarios

« Prev - Next »