¿Por qué nos obsesionan las cosas en miniatura?

La psicología del amor de la sociedad por las casas de muñecas y las miniaturas es intrigante y se remonta a hace siglos. Las casas de muñecas no fueron concebidas originalmente como juguetes; cuando llegaron a la escena en el siglo XVII en Alemania y Holanda, ni siquiera eran para niños; eran objetos para que las mujeres adultas adineradas los llenaran con creaciones caras y preciadas, y no estaban necesariamente destinadas a ser tocadas.

Las primeras casas de muñecas «de juego» fueron las cocinas, con cacerolas del tamaño de un pulgar y hervidores de cobre, diseñadas como ayudas instructivas para enseñar a las niñas pequeñas cómo cuidar la casa. Fue solo cuando las niñas presuntamente se rebelaron y comenzaron a divertirse que la idea de la morada en miniatura realmente se convirtió en un objeto de juego.

Entonces, ¿dónde entra el atractivo? Comenzamos a atribuir voces e ideas a personas y objetos en miniatura cuando tenemos entre cuatro y seis años, según estudios psicológicos. (Antes de eso, es más probable que los arrojemos o nos los metamos en la nariz). A partir de ese momento, las miniaturas pueden enganchar a muchas personas con fervor y, en algunos casos, convertirse en obsesiones adultas. Desde artistas en miniatura que crean fantásticos mundos nuevos en pequeñas escalas hasta abuelas que recorren las mesas en la feria local de miniaturas, es un negocio que atrae a muchos tipos y enfoques diferentes. Y hay un considerable matiz de comportamiento detrás del amor de las personas por las miniaturas.

Las cosas en miniatura invitan al respeto por su artesanía y la delicadeza de su construcción, pero eso es solo un pequeño aspecto de su atractivo. Parte de la fantasía de las casas en miniatura y sus accesorios (cunas diminutas, teteras del tamaño de una uña, huevos de filigrana de Fabergé que caben en la cabeza de un alfiler) es que ofrecen una vida alternativa. Al igual que el juego de The Sims, que brinda a los usuarios la oportunidad de construir y decorar las casas virtuales de sus sueños con una opulencia inimaginable, las casas de muñecas, creen los expertos, brindan a las personas lugares para construir sus vidas que nunca podrían experimentar en tamaño real. Por ejemplo, un Rembrandt en la sala de estar es perfectamente alcanzable cuando tiene el tamaño de un sello postal.

La gente está dispuesta a gastar lo que parecen monumentales cantidades de dinero en muebles en miniatura tallados a mano o muy ornamentados. Los aficionados confinados por los precios irreales de las propiedades inmobiliarias del mundo pueden ser propietarios de una calle de propiedades georgianas, victorianas, francesas Regency y anteriores a la guerra. Incluso las personas bien posicionadas pueden usar las casas de muñecas en miniatura como tierras de ensueño.

Aquellos que lo tienen todo todavía pueden, en el mundo de las miniaturas, conseguir lo inimaginable a escala microscópica. El sueño también puede saltar en el tiempo y en el espacio. Los fabricantes de figuras en miniatura encuentran un interés perenne en los artículos obsoletos y pasados ​​de moda como estufas y máquinas de coser. Si no puede visitar el pasado, al menos puede crearlo en su sala de estar.

Las casas de muñecas y las miniaturas en general también ofrecen entornos seguros para exploraciones más oscuras. La investigación forense a principios del siglo XX estuvo muy influenciada por el trabajo de una mujer llamada Frances Glessner Lee, una experta en ciencia forense que enseñó habilidades de detección de la escena del crimen a través de la recreación meticulosa de las escenas del crimen como dioramas a escala de muñeca.

El motivo de este interés puede estar relacionado con el hecho de que, en términos psicológicos, las miniaturas son espacios seguros que fomentan el control total. Para los niños, las casas de muñecas pueden hacer que el universo parezca obediente. Si su propio entorno es caótico, las figuras en miniatura les ofrecen todo lo contrario: un universo completamente a sus órdenes. De hecho, la famosa psicóloga Dra. Ruth tenía una casa de muñecas de terapia con la que ayudaba a los niños a superar problemas graves.

Así que, en un mundo donde la mayoría de los millennials ni siquiera pueden pensar en comprar una propiedad inmobiliaria por los altos precios del mercado, no es de extrañar que las casas de muñecas y las figuras en miniaturas sigan dándole a muchas personas un poco de consuelo, satisfacción y la sensación de que están cumpliendo sus deseos más profundos.

Un pintor miniaturas de la era moderna es capaz de recrear cualquier tipo de figura de acción, personaje de libro, caricatura o protagonista de película en una escala totalmente reducida. Exhiben sus obras en galerías de arte, redes sociales, videos de YouTube y hasta en reconocidos museos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *