¿Cómo determinar el verdadero valor de una propiedad?

La respuesta corta es fácil: una casa vale lo que alguien pague por ella. La respuesta larga depende del mercado y de si le pregunta a un prestamista, un agente o un tasador de impuestos.  Saber cómo calcular el valor de su casa lo prepara mejor para comprar, vender o refinanciar.

Valoración de la propiedad

La valoración de la propiedad es un aspecto crucial en la mayoría de las transacciones. Un comprador potencial debe proporcionarle esta información a los prestamistas para determinar si es una buena idea. Una valoración también muestra al comprador si está obteniendo un trato excelente o si lo están engañando sobre el valor de una propiedad.

El valor de mercado de una vivienda se refiere al valor de la propiedad basado en su mejor uso potencial en una fecha acordada por un comprador y un vendedor informados. Sin embargo, no incluye circunstancias inusuales como ventas fuera del mercado a un vecino, transacciones entre miembros de la familia o ventas que involucren a vendedores en dificultades. Esto se debe a que la valoración es por naturaleza un proceso clínico sin emociones.

La valoración lleva tiempo porque es necesario tener en cuenta varias fuentes y realizar inspecciones para ser exhaustivo. Los tasadores no pueden permitirse el lujo de hacer especulaciones sobre el movimiento del mercado, ya que deben ser imparciales.

Investigue el entorno

La investigación es el núcleo del proceso de valoración. Aprenda todo lo que pueda sobre el suburbio en el que se encuentra la casa interactuando con agentes, visitando subastas y comparando los resultados de las transacciones de propiedades.

Hable con las oficinas del gobierno local

Mire los registros del consejo y obtenga información sobre las zonificaciones. Es importante saber cuáles son las restricciones en lo que respecta a la renovación. Además, considere el área circundante alrededor de la propiedad. ¿Tiene una carretera muy transitada?, ¿Hay actividad delictiva significativa? Los niveles de ruido y la falta de seguridad pueden afectar negativamente al valor de mercado, incluso si la propiedad está bien ubicada en general.

Inspeccione dentro de la casa

Una vez que conozca el entorno con el que está tratando, es hora de comprobar la propiedad por sí mismo. Es ideal ver la casa como las partes de un todo. Si puede medir las dimensiones, hágalo.

Evalúe estrictamente el estado del lugar

¿Cómo resistirá la propiedad a los elementos climáticos y al uso que se le está dando actualmente? Si la casa está colocada de manera que el terreno no se pueda maximizar adecuadamente, entonces el espacio no agrega valor.

Considere otras mejoras al sitio más allá de la propiedad principal, como jardines y caminos de entrada. ¿Las instalaciones disponibles eclipsan a las demás? ¿O la casa se ve mal vestida al lado de las otras propiedades en la calle?

El objetivo es simplemente estar a la par con los vecinos para facilitar la comparación más adelante. Muchos propietarios son víctimas de la sobrecapitalización, haciendo “mejoras” que se ven agradables, pero que en realidad no agregan un valor tangible a la casa.

Compare con propiedades similares

Busque transacciones en el área que involucren propiedades similares para tener una buena idea de los precios de venta. Sin embargo, no hagas investigaciones demasiado amplias: limita tus propiedades de comparación a las que están cerca y tienen instalaciones como las de tu casa.

Eche un vistazo a la sección «Vendido» del sitio web de su propiedad preferida y reduzca su búsqueda a viviendas similares. También puede hacerlo manualmente si es conveniente, es decir, pasee por el vecindario, esté atento a las casas vendidas y hable con agentes sobre ventas similares.

Seleccione al menos tres viviendas para compararlas con la propiedad que está valorando. Asegúrese de mirar las propiedades de precio medio, no los valores atípicos. Esto le ayudará a determinar un rango de valor de mercado preciso que se acerque al punto medio.

Preste atención a los pequeños detalles

Los tasadores no se dejan sorprender por lo llamativa que sea una casa, así que, las mejoras estrambóticas no servirán de mucho si el mantenimiento del resto de la vivienda es deficiente. Los tasadores generalmente pueden perdonar un patio sucio y una habitación desordenada, pero cuando hay demasiado desorden y mal estado, puede influir en la mitad superior del rango de valores.

Considere renovar la pintura

Reemplace los accesorios viejos, especialmente en la cocina y el baño, porque los tasadores prestan especial atención a estas áreas. Una presentación encantadora puede ayudar a impulsar una buena valoración, porque le demuestra al comprador que hay poco trabajo que hacer en la propiedad antes de mudarse.

Si se comete algún un error en la valoración de su propiedad, esto podría ocasionar que se le dé una baja compensación por ella y tenga que pagar más en la liquidación de impuestos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *