Tag Archive 'Divorcio'

El divorcio

Escrito por en Divorcio

Qué dice la ley
La regla de oro para el bienestar de los hijos menores es respetar el acuerdo de divorcio o el mandato del juez.
En caso de separación de hecho, separación personal, divorcio vincular o nulidad del matrimonio, el ejercicio de la patria potestad corresponde al padre o madre que ejerce legalmente la tenencia, sin perjuicio del otro de tener adecuada comunicación con el hijo y de supervisar su educación.
Los hijos deben respeto y obediencia a sus padres. En caso de separación o divorcio, si no desean encontrarse con el progenitor no conviviente, quien ejerce la tenencia -que no debe interferir- puede ser intimado por el juez a organizar los encuentros bajo apercibimiento de ser privado de la guarda.
Cuando las partes coinciden y firman un acuerdo, es conveniente que la redacción de éste sea precisa, con indicación de los días y hora de los encuentros, del destino alternado o no de los fines de semana, feriados y de los períodos de vacaciones que los hijos menores compartirán con cada uno de sus progenitores. Se evitarán así posibles discusiones futuras en la medida que se respete lo pactado.
Lo mejor para los niños es un régimen de visitas abierto, pero son pocos los matrimonios separados que lo practican civilizadamente.
Si no hay acuerdo entre los ex cónyuges, el juez resuelve en detalle, entre otras cuestiones conexas a la separación, el régimen de visitas para el progenitor no conviviente.

Sin Comentarios

Divorcio

Escrito por en Divorcio

La vida familiar hoy en día es bien diferente a lo que era hace unas pocas décadas. Muchos aspectos han ido cambiando: los roles de la madre y del padre, y aun de los hijos, se han reformulado; los estilos de comunicación son distintos, la estructura de las familias es más diversa. El divorcio, por ejemplo, se ha convertido en una experiencia común hoy en día para muchas familias uruguayas.

¿Qué es el divorcio realmente?
El divorcio no es un hecho del que fácilmente podamos identificar el principio ni el fin. El divorcio es un proceso de cambio psicológico y social en los individuos y en la familia. Es un proceso que no empieza en la decisión de divorciarse, sino que empieza mucho antes. No termina tampoco cuando el juez extiende la sentencia de divorcio, ni cuando se conforma una nueva pareja… ¿termina alguna vez?
En este proceso, como en todos, podemos identificar diferentes etapas. Por cierto que separarlas y describirlas es una arbitrariedad que nos permitimos para intentar entender mejor lo que sucede. Estas fases tienen duración y características distintas en cada caso.
La primera fase es la llamada fase aguda, dramática, caracterizada por la existencia de emociones muy fuertes. Es en este tiempo en que se toma la decisión de separarse. A veces, ésta es una decisión unilateral; a veces suceden hechos desencadenantes muy fuertes; a veces se hacen y se sienten cosas, en esta etapa, que nunca se habían experimentado. Es a veces la culminación de mucho tiempo de infelicidad y, en otros casos, la irrupción brusca en la vida de una realidad que no se imaginaba para uno mismo. Aun en el mejor de los casos, en la más tranquila, civilizada y flemática pareja, éste es un período de mucho dolor, un tiempo emocionalmente muy difícil. La depresión y la rabia son sentimientos frecuentes en los padres en esta etapa, en sus diferentes grados: desde leve a muy severa. Esta fase tiene duración variable: puede ser muy breve o muy extensa. Lamentablemente hay parejas que quedan fijadas, en esta fase, durante años, y siguen peleando apasionada y destructivamente en tantas arenas como pueden, incluyendo la de los hijos.

Sin Comentarios

¿Cuál es el tratamiento que puede ayudarlo?

Basándonos en ese diagnóstico amplio, que da cuenta de cómo se entendió la situación conflictiva, se elabora una estrategia terapéutica.
La estrategia terapéutica eficaz es aquella que actúa sobre la mayor cantidad posible de factores que están interviniendo en el mantenimiento de la afección o trastorno. Por eso es que muy pocas veces se trabaja solamente con el niño. En la enorme mayoría de los casos la orientación a padres y maestros está indicada, siendo esta una poderosa herramienta de cambio.

Sin Comentarios