Tag Archive 'los zapato'

Los zapatos

Los zapatos
Mientras un niño no anda, el calzado es innecesario. La función de abrigar los pies la desempeñan los calcetines, de lana o de algodón, o las botitas, también confeccionadas con estas fibras.
Pero cuando el niño empieza a andar ha llegado el momento de comprar zapatos. Lo mejor es que éstos tengan la suela flexible y que su piel sea blanda. La idea de que el calzado debe sostener el arco del pie o que debe sujetar bien los tobillos es errónea.
En consecuencia, el calzado ha de adaptarse lo mejor posible al pie del niño; ha de ser flexible y la piel debe facilitar la transpiración. Algunos materiales como el caucho no deben usarse de manera prolongada antes de los 3 o 4 años, precisamente por la dificultad con que transpiran.
Hay que rechazar siempre el calzado que resulte demasiado grande para los pies del niño. Aunque esto permita economizar dinero, resulta una mala inversión, porque se corre el riesgo de que se adopten malas posturas. Aparte de que unos zapatos grandes hacen caer al niño con facilidad. También debe evitarse que los zapatos de un hermano o una hermana mayor pasen al pequeño. Cada pie tiene su forma y la imprime al calzado, por lo que éste es intransferible.
Para saber si unos zapatos le van bien a un niño, hay que probarle los dos, poniéndolo derecho, ya que, si está sentado, su pie tiende a encogerse. Entre la punta del zapato y el dedo gordo del pie ha de mediar 1 centímetro. Si los dedos rozan el extremo del calzado, éste se ha de desechar, aunque no esté usado.
Para andar por casa, se puede utilizar un calzado más cómodo. Las pantuflas, las zapatillas, los mocasines y los zapatos afines que dejan a los pies en libertad son muy convenientes. Si no hace frío y el suelo está bien equipado, es recomendable que el niño vaya descalzo. Esto le permite tomar conciencia de su propio cuerpo y aprender a controlar mejor su equilibrio.

2 responses so far